martes, 27 de noviembre de 2012

Negocios son negocios


Cuestionemos un paradigma que se ha impuesto, en lo que creemos es el viejo sistema. Viejo porque, posiblemente, esté en su momento de crisis más álgido y a su vez, consecuentemente para poder sobrevivir, en la manipulación más grande del individuo.

A través del egoísmo y del ego, hemos creado un egregor, un ente irreal que nadie maneja pero al que todos obedecemos, y que tenemos que empezar a comprender para poder desentrañarlo desde nosotros mismos. Se trata de acuerdos que hemos hecho entre todos, para que cada uno pueda mirar su propio ombligo, sin necesidad de justificarse, y para poner por encima de todo, un interés, inevitablemente, cada vez más cuestionable. 

"Negocios son negocios" parece ser el lema que ha prevalecido desde ese egoísmo creciente; un justificativo que no se apoya en ninguna razón. Más bien, tiene el objetivo de ocultar aquello que no se puede decir, cuestiones que todos parecen tener, o al menos, avalar.

Bajo el imperio de ese lema, y otros semejantes, todos nos hemos ido corrompiendo, sencillamente, porque incentiva que el interés personal cree estrategias que están por encima de lo "humano". Es como que es un desequilibrio de base, como lo eran las viejas balanzas que medían la cosecha de los esclavos. Y así hemos visto caer, una situación ideal. que ya nos puede parecer totalmente ingenua: el poder confiar "en la palabra" del otro. Ya no confiamos en el otro, porque este paradigma presupone que el otro está pensando como uno. La misma frase que lo están justificando de la misma forma, nos hace que resulte previamente culpable, o sospechoso. Es decir, se trata de un lema que, lisa y llanamente, aprueba y apoya las oscuras intenciones del ego. Y naturalmente, este lema se toma la mano de otro que dice: el fin justica los medios.

Decíamos de poder desentrañar el ego, (sacarlo de las entrañas de uno mismo), y lo primero es estar atento para no caer en su red, y el segundo paso, es no aceptarlo como el monopólico e indiscutible acuerdo con los demás.

sábado, 24 de noviembre de 2012

El lenguaje del inconsciente

Estamos ante el escenario de la vida y ésta, constantemente, nos está planteando desafíos a resolver; problemas, conflictos, oportunidades que nos invitan a completar nuestro nivel de consciencia. Esto es nada más que un proceso natural de crecimiento, y más nos vale que nos adecuemos a eso, porque aún estamos lejos de completar la evolución, de aprovechar las posibilidades se la semilla humana. 


Sólo hemos despertado un porcentaje mínimo de nuestra consciencia, que calculamos entre el 7 al 10%, poco más, poco menos. El resto de la consciencia, está a niveles subconscientes, o inconscientes. Por ahora tomemos esos dos niveles como uno, más adelante los vamos a diferenciar mejor.

La principal traba para el crecimiento de la consciencia, es la resistencia del inconsciente. 

En este momento queremos dejar atrás el tema de la posesión, por ejemplo. Nos gusta pensar "esto es mio", porque en el fondo nos sentimos mendigos. En realidad, el universo nos puede proveer de todo lo necesario, de acuerdo a los proyectos, y/o a la proyección de nuestra energía vital. 

Ese es la comprensión que estamos realizando en estos momentos. La propiedad privada es un concepto evolutivo, si se quiere, bastante elemental. Cuando la consciencia se da cuenta que la propiedad privada no hace más que poner límites a nuestra nuestra libertad, un bien supremo, la propiedad privada empieza a perder el sentido. 


Acopio

Hemos creído también que el acopio de conocimientos son los que pueden despertar nuestra consciencia, y hemos ido a la conquista de lo externo, dejando de lado la educación de nuestro subconsciente. En este momento, dependiendo del grado de evolución, nuestro subconsciente tiene la edad de un niño, entre 1 y 6 años. Por eso, hay que tratar nuestro inconsciente como un niño, hablarle en forma clara, y tenerle paciencia.


El acopio no hace más que obstruir el fluir vital. Cuando el subconsciente empieza a tener una dirección, cuando empieza a procesar las vivencias, cuando le ayudamos a sanar emociones y pensamientos, espontáneamente, varias capas que están más allá del actual nivel de consciencia, empiezan a despertar y a generar un vibración más sutil de la energía vital. 


Hablar con el Inconsciente

La PNL (programación neuro lingüista) propone hablarle a nuestro inconsciente en un lenguaje claro. Se usa, por ejemplo, el lenguaje gestual y corporal, el movimiento, ideas precisas, simbolismos, etc. Ese es el lenguaje de nuestro mundo no explorado. 

Vamos a notar que el inconsciente responde a través de varias vías. Los sueños, por supuesto, pues es cuando más abierto está, sin el control de la vigilia. Pero también en la vigilia, podemos ver muchos cambios. Principalmente, que ya no quedamos tan expuestos a estados emocionales automáticos.


Protocolo

En una nota anterior exponía un protocolo, al estilo PNL, para poder aprender del escenario de la vida a través de la comprensión, y no de la tensión, o con presión. Cuando probé la práctica, vi que era necesario hacer algunas aclaraciones. Espero que ahora esté más claro el objetivo de aquel trabajo, aquí dejo el enlace. 

viernes, 23 de noviembre de 2012

Comprensión o "Con presión"

Se puede aprender, básicamente, de dos grandes maneras. Estas dos formas, pueden verse a través de un juego memo-técnico. Una manera de aprender es a través de la comprensión y la otra manera, es la con-presión. Podemos estar casi todos de acuerdo que es mejor la comprensión, a la con presión. Lo sabemos, pero a la hora de la práctica, nos olvidamos. Tenemos que mandar un mensaje al subconsciente, para que este entienda bien.

Protocolo: 
Pararse en un punto, e imaginar que se está ante un tema a comprender. Dar un paso hacia la derecha, y hacer una escultura con el cuerpo propio, de lo que entendemos por la comprensión, la iluminación, el placer de entender. Volver al punto inicial, y ahora dar un paso hacia la izquierda, y podemos realizar una escultura de lo que es aprender "con presión".

¿Qué sientes en cada punto? ¿Cómo son los movimientos? Saca tus propias conclusiones.

Una manera es abierta, uno comprende, se produce el placer de comprender, se hace propio el tema a aprender, uno lo abarca. La otra manera es tensa, con presión; se aprende cuando ya nos vence la resistencia. Siéntelo en el ejercicio. Posiblemente, hagas tanta fuerza, que ya cansado, agotado, decidas soltar la tensión. Y allí sentirás el aprendizaje por cansancio. Ahora, vuelve a la escultura de la comprensión, aunque no se produzca ninguna comprensión cuando la escenifiques, la misma postura, el soltar las tensiones ya te va a dar una visión clara de las cosas, y vas a sentir la forma de aprender por comprensión en carne propia. 

Objetivo del Ejercicio
Parece muy simple, pero no lo es, porque estamos acostumbrados a "aprender a golpes, como dice el dicho, en vez de forma suave. Y lo paradójico es que, tarde o temprano, tendremos que soltar, ¿para qué llegar a ese punto agotados?, ¿por qué no elegirlo en el momento que se tiene más energía? Ante cualquier resistencia, es preferible soltar primero las tensiones.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Las frases y la imagen del día


"La Guerra" de José Mataloni
. El problema más grande de los problemas es poder definir cuál es el problema. 

. El ego más grande es el ego espiritual.

. Tarde o temprano tendrás que soltar, de nada sirve allí la resistencia.

martes, 20 de noviembre de 2012

Entrar en el mundo subconsciente




El Mundo Subconsciente

Nuestro subconsciente vive en un mundo diferente al mundo del que somos conscientes. Lo primero, es que no estamos hablando de una mente individual, sino de una mente colectiva, una red de la cual cada individuo toma prestadociertas partes, y es eso lo que llamamos identidad, o ego, pues, es una identificación automática.
Es decir, a partir de la red general, y aunque virtual y potencialmente estamos conectados a todo, cada persona crea una sub-red interpersonal, es decir, conecta con ciertos sectores de la red total, mientras otros permanecen en el fondo de aquel océano, hasta que de alguna u otra manera, pueden ser activados otros circuitos. Nada más parecido a una red neuronal, la vamos a tomar de hecho, como su parte material concreta.

Algunas Características

Una de las características de "nuestro subconsciente" es que no distingue entre el yo individual y el "yo" colectivo. Esto implica, por ejemplo, que nuestro juicio hacia otra persona es, para nuestro subconsciente, un juicio hacia uno mismo.

Abramos aquí un apartado aquí, para aclarar que lo que llamamos mente consciente, no es necesariamente una mente iluminada. Nuestra consciente funciona a partir de las respuestas subconscientes. Esto parte de algo natural, por ejemplo, una vez que aprendemos un instrumento musical, o a andar en bici, luego no es necesario pensar conscientemente en cada movimiento. Está "internalizado", funciona desde el subconsciente.
La capacidad de nuestro consciente, para procesar información depende de la cantidad y calidad de la energía vital de cada persona. Nuestro organismo designa energía vital a ciertas partes de nuestro universo interno, y por eso, somos conscientes de lo que enfocamos, mientras otras tareas se realizan desde el subconsciente.
Por ejemplo, un buen estudiante está en la biblioteca, concentrado en la lectura, ignorando el resto de las personas, el tiempo que pasa, el hambre que se le despierta. Su mente consciente atiende la prioridad que es el estudio, mientras la mente subconsciente se encarga de procesar el resto de la información. Es posible que, sin que sea consciente, se lleve algún bocado a su boca para calmar su hambre. Están funcionano las antenas del subconsciente y manejando ciertas operaciones.

El subconsciente es permeable a todas las vivencias, y lo que cada uno vive, constituyen programas, que son tendencias del pensamiento. Esto es natural, tenemos que internalizar ciertas creencias, para poder pensar otras cosas con la mente consciente. El problema es que la programación no suele ser óptima, y adquirimos muchas creencias de una calidad pobre. Para desprogramar la mente subconsciente, es preciso el trabajo interior, la observación, y una intención de crecimiento y libertad.

Comunicarse con el Subconsciente

Vamos a ver formas de interactuar con la mente subconsciente, lo cual lleva el mismo esfuerzo que aprender un arte, un instrumento musical, o a andar en bici, y el grado de maestría depende de la profundidad que querramos alcanzar, entre otras cuestiones. Una de las formas de programar positivamente el subconsciente, es enviando nueva información hacia él, principalmente, a partir del comportamiento consciente.
Recordemos antes de dar un ejemplo que, el subconsciente no distingue entre el yo y el otro. Por eso, podemos comenzar a trabajar el juicio que tenemos hacia el mundo externo. Cuando el consciente deja de condenar al otro, el subconsciente sale del juicio sobre uno mismo. Cuando no hay sentencia, tampoco hay castigo, sino comprensión y perdón. 
La respuesta a esta cambio de actitud, lo podemos ver en varios niveles de la consciencia. El alivio de tensiones, que era el peso del juicio que emitíamos; el sentido del humor se pone mucho mejor, y con ello el humor de la sangre; encontramos nuevas perspectivas a las relaciones interpersonales, etc.

Esos primeros cambios, ya nos pueden ir indicando, la importancia de comunicarse y reprogramar nuestra mente subconsciente, de liberarla de las creencias y vivencias condicionantes.

Otros Recursos

Existe muchos otros recursos que podemos emplear para desprogramar y reprogramar nuestro subconsciente. Vamos a nombrar aquellos que estamos trabajando en Unkido, porque son los que tenemos experiencia. Es una síntesis de recursos, apenas comentados, como para poner en relieve ciertos procesos que hemos conocido. Todos estos procesos, pueden funcionar como aceleradores del proceso de este proceso de la consciencia o, como nos gusta pensar, parte del arte que llamamos Unkido. Vamos a nombrar tan sólo tres frentes, los que eventualmente, estamos haciendo más incapié en este momento.
La practica del Yoga despeja la mente, distensiona los músculos, estabiliza las emociones. Reiki promueve una frecuencia energética armónica. La Biodescodificación es una metodología muy eficaz para resolver los programas que hemos creado y que hemos recibido como herencia. La aplicación práctica de la teoría del Doble de Jean Pierre Garnier-Malet, entre otros.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Los problemas de cuello y su raíz emocional




Viendo que muchas personas se acercan a nosotros con problemas de cervicales y de cuello en general, hemos creído importante tratar aquí este tema de forma sencilla y gráfica. Teniendo en cuenta siempre que las relaciones entre enfermedades y comportamientos no son algo que se pueda utilizar como norma, sino más bien como indicador para seguir investigando, vamos a adentrarnos un poco en las relaciones que pueden traer aparejadas las dolencias cervicales, con ciertas emociones, pensamientos y actitudes. 

El cuello es el “pilar” que sustenta la cabeza y que la une con el resto del cuerpo. Como ya venimos haciendo, buscamos, en principio, la función biológica del órgano que queremos investigar. En un interesante artículo del kinesiólogo Ariel Joselowsky, que podemos encontrar completo en esta dirección: http://www.arieljoselovsky.es/index.php/dolores-corporales/35-capitulo-6-vertigo-y-mareo.html encontramos lo siguiente:

“cuando una persona se halla emocionalmente ansiosa tiende a contraer los músculos que unen la cabeza con los hombros y tensiona toda la musculatura que va desde la nuca hasta la parte más elevada de los hombros. Esta es una clara actitud de agresividad (igual que la de algunos animales que erizan el pelo de su lomo para intimidar en forma agresiva a su posible rival), por supuesto contenida en el hombre moderno. Este gesto que hacemos los seres humanos de acercar los hombros a la cabeza y pensionar la nuca, es un resabio del gesto que usaba el hombre primitivo durante sus actos de caza. La tensión de los hombros y nuca servía en aquel entonces para dar punto de apoyo a su pedrosa mandíbula que estaba mucho más desarrollada que la que poseemos hoy que se constituía en su principal arma.”

Esta zona, pues, suele recibir gran tensión en los momentos en los que contenemos nuestra agresividad. En el Diccionario de Biodescodificación “El Código secreto del sintoma”, de Enric Corbera y Rafael Marañón, encontramos que las vértebras cervicales están relacionadas con la comunicación verbal. De esta forma podemos sentir dolencias en esta zona cuando sentimos impotencia ante un sentimiento, o ante una situación, o bien por “tener que bajar la cabeza” frente a algo, o alguien. En cuanto a esta última causa, añadimos también otra apreciación de Joselowsky que nos clarifica aún más el asunto:

“Desde el punto de vista de la transmisión cultural, la idea de bajar la cabeza significa humillación o humildad, mientras que la idea de levantarla comunica dignidad. Todas las religiones proponen bajar la cabeza ante Dios como muestra de humildad y así reconocerlo como un ser superior. Desde que el poder existe entre los hombres, bajar la cabeza ante el que lo sustenta, ha sido un signo de dominio y humillación; por el contrario, mantener la cabeza firme y erguida como los soldados en su formación, es un signo de dignidad. “Esconder la cabeza” o “llevar la frente bien alta” son dos conceptos que han tenido un claro sentido y vigencia desde siempre.
Sin querer, la cultura popular ha dado un trabajo extra a los músculos cervicales y fundamentalmente a los de la nuca. En nuestros días, donde priva el individualismo, un cuello rígido a pesar de ser causante de dolor, es un símbolo de éxito, y una cabeza caída es una expresión de fracaso. Claro que esto no es casualidad; los primeros músculos que aprendemos a mover en forma voluntaria son precisamente los músculos del cuello, y esto ocurre generalmente en los tres primeros meses de vida. Pero ya de adultos siguen siendo los músculos del cuello los responsables de mostrar nuestra voluntad ante la  sociedad.”

Por último, también nos ha parecido interesante añadir la visión que Brigitte Champetier de Ribes expone en su libro “Constelar la enfermedad desde las comprensiones de Hellinger y Hamer”. Según su visión, los conflictos en las cervicales suelen ser conflictos de fidelidad al clan familiar. En este caso, se trata de algo más concreto, aunque en definitiva  el tema de la agresividad contenida y de la dificultad de comunicación, está también implícito en los problemas de ámbito familiar. 

De todos modos, la cuestión es investigar qué situaciones tenemos en nuestro entorno que nos provocan conflicto (trabajo, familia, pareja...etc). Todos estos factores pueden ser determinantes a la hora de encontrar un motivo profundo y raíz en nuestras dolencias en el cuello. Esto no quiere decir que uno no tenga que visitar al fisioterapeuta o al especialista que elija, ni mucho menos; de hecho, lo que sucede cuando uno resuelve el asunto emocional que le oprime, es que la visita al terapeuta correspondiente se verá grandemente mejorada y será mucho más productiva, puesto que los músculos, o las vértebras se encontrarán en mejor disposición para que vuelvan a su ser natural. 

Como siempre, os invitamos a escuchar a vuestro cuerpo con la disposición de entender que la naturaleza es pura inteligencia, y que cuando una dolencia se presenta, no es otra cosa que el cuerpo hablando. 

domingo, 4 de noviembre de 2012

Mirar al espíritu


Aprende a mirar con los ojos del Espíritu de Dios.

Haz tuyos sus ojos, pídele al mismo Espíritu que te ayude a hacerlo. Es cambiar un chip, dejar la mente ordinaria para entrar en la mente cuántica, conectarse con el cuerpo, y sentir la frecuencia del amor.  


Verás que todas personas, seres y cosas, son hermosas y que todo es perfecto en el universo. Con ojos cuánticos, puedes ver que ya tienes todo para ser lo que en verdad eres.  

Unkido