miércoles, 2 de enero de 2013

La Gran Crisis Épica

La gran Crisis Épica

Algunos afirman que los tres días de oscuridad todavía no han pasado, otros que han vivido esto en forma interna, y para otros, ni lo han sentido. Más lejos parecen haber quedado los efectos magnéticos de cambios de polos, los apagones de luz por el colapso del sistema o quizás, todavía no han sucedido.

Voy a abordar el tema desde varios puntos, como armando un rompecabezas, desde donde trataré de dibujar lo que intuyo. El que quiera oír que oiga, el que quiera ver que vea:

  • A pesar de algunas voces que son de otra opinión, no es necesario mirar a las estrellas, para ver que el cambio de consciencia está en la calle, en nuestro entorno. 
  • Esto trae aparejado una curiosidad para estudiar en otro momento: como estamos en el límite entre dos sistemas, entre dos realidades, con sólo dar un paso, podemos estar dentro de paradigmas muy diferentes. De aquí que puede parecernos, por momentos, irreal un sistema u otro. 
  • A su vez, este momento lo veo como una especia de gran "crisis épica". Me explico: la crisis épica o epiléptica es un momento especial dentro de la fase de sanación, o "reparación" de una enfermedad. Esto fue definido por el doctor Hamer y la nueva medicina germánica. En esta crisis, el organismo prueba los distintos sistemas del cuerpo, (físicos, psicológicos y psíquicos), para ver si responden a la comprensión de la enfermedad, tema importante según Hamer, porque es lo que da comienzo a la fase de reparación. En esta fase, el organismo, primero exuda la enfermedad. Cuando ha terminado, llega la crisis épica. Si la prueba es resuelta, el organismo entra en la fase de cicatrización final, para poder volver a la normalidad, o estado de salud ideal. En la crisis épica, pues, el síntoma vuelve a aparecer y hasta puede hacerse mas notable. Lamentablemente, no entendemos bien este momento y "atacamos" el organismo con medicamentos para erradicar ese síntoma, ignorando la causa de la enfermedad y la reparación de la misma. En cambio, si el organismo puede resolver con lucidez el problema, el individuo se abre integralmente hacia la normalidad.

Circulación de la Energía Vital

Es decir, estamos ante la gran prueba, o crisis épica. Antes de sacar otras conclusiones, vamos a tener en cuenta cómo circula la energía vital en los distintos planos de la realidad, para conjugar con estas dos realidades.

  • El impulso espiritual (éter) es inmediato, no tiene tiempo, está más allá de lo material, no encuentra resistencia para poder fluir. Es como la chispa, el impulso creativo. Este impulso llega a todas las capas del nivel mental (aire), encontrando algunas resistencias psíquicas, psicológicas, estructurales. En este nivel, entonces, aparece el tiempo y el espacio, y la circulación del impulso ya no es inmediato. Más denso aún es el plano emotivo (agua), el poder sentir, por lo tanto el impulso vital circula en forma más lenta. Por último, vemos el plano material (tierra), donde el impulso navega por una substancia todavía más densa.  
  • La resistencia que ofrecen cada una de las dimensiones, dependen de cada organismo y de la fuerza estructural de la realidad en la que cree. Si la consciencia está enfocada en la realidad material, (ignorando la realidad de los demás planos y principalmente el impuso del plano espiritual), el individuo está observando la parte más densa de la realidad, creyendo en ella como la única verdad. 
  • En cambio, si la consciencia está enfocada en la realidad espiritual se hace más fácil la circulación en los demás planos, y así poder pensar, sentir y materializar realidades acordes a la realidad espiritual. 
  • Por esto, aunque el evento cósmico largue su onda expansiva en un lapso determinado de tiempo, las vivencias en los distintos niveles, puede darse antes o después, dependiendo de cada individuo. 
  • ¿Estamos viendo llegar los tres días de oscuridad en los distintos niveles? Si es así, es normal que estemos ante un escenario receptivo variopinto, o quizás debamos decir cuántico. Los que están ataviados de la realidad material, quizás ni hayan sentido los efectos de este movimiento, o lo vivan como un momento de gran crisis económica. Otros, lo hayan sentido a niveles internos y hayan notado temblar sus estructuras mentales, creencias, emociones. 

Preguntas

¿Es posible que el impulso no llegue hasta el nivel material, o al menos, no de una forma tan contundente como el vivir tres días de oscuridad? Sí, esto está contemplado en las crisis épicas, si uno resuelve el impulso en los planos superiores, la realidad material se ordena en forma más armónica. ¿Es posible que todos, (el planeta, los animales, plantas y los humanos), hayamos resulto la prueba en esos niveles superiores y por eso, los efectos de la crisis no llega a materializarse del todo? ¿O acaso, aún estamos resistiendo al impulso espiritual y cósmico, desde la trinchera del ego?

Puedes ver todos estos temas desde la biodescodificación de tu energía vital.



Sugerencia China




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Unkido