domingo, 20 de enero de 2013

La Voz Interior y el Ego Espiritual

¿A qué se le llama la voz interior? 

Lo primero que quiero decir, es que la voz interior es una vivencia, es decir, es algo que no puede ser descrito con palabras, porque fundamentalmente es una experiencia. Las explicaciones pueden dar indicios, de acuerdo a nuestras asociaciones comunes, pero nunca nos van a dar esa experiencia. Y esa experiencia, valgan la redundancias, se gana con la experiencia, fundamentalmente.

Lo segundo, es que la voz interior puede ser fácilmente emulada por la imaginación, o por la copia. No es extraño toparse con el llamado ego espiritual, que no hace otra cosa que copiar recetas ya hechas y que suenan de manera muy parecida a la vivencia real.

¿Por qué este ego se empeña con tanto esfuerzo en procurar que parezcas que posees algo,  cuando con igual, o menos esfuerzo, podría colaborar en darte la vivencia real? En una de las posibles respuestas a esta pregunta, descansa una gran mentira del ego: porque el ego presupone que no tendrás la vivencia real...

En realidad, el ego hasta podría verse como un gran aliado que hace todo por satisfacerte, menos darte la confianza que puedas sentir la satisfacción, más bien, dudando previamente que puedas conseguirla.

Por eso se empeña tanto en conseguir su apariencia. ¿Por qué vamos a pelearnos con alguien que pretende hacernos quedar bien? Es preferible, canalizar su ayuda, no cayendo en su duda, por ejemplo, recordando que podemos escuchar la voz interior y que sólo tenemos que afinar la sintonía.

¿Cómo distinguir si la voz interior es tal, o es producto del ego espiritual? Puedo compartir cómo hago yo para distinguirla, aclarando que no creo que sea una verdad absoluta:

Una de las características que define para mí la voz interior es la ausencia de dogmas. La voz interior sólo puede asociarse a la libertad, porque sabe que tú eres ya perfecto. Sólo la duda puede engendrar el dogma, porque señala el esfuerzo por conseguir algo que no se tiene. Puedo decirlo al revés: el sustituto a la voz interior que ofrece el ego espiritual resulta siempre dogmático, por pre-suponer lo contrario al saber del ser interior.

+++

No es casual que al definir al ego y sus circunstancias, resulta siempre como hacer malabares con las palabras, porque la realidad básica del ego es paradójica. Es decir, por aquello que ya vimos, tanto esfuerzo en parecer no tiene sentido, porque naturalmente ya poseemos lo que el ego duda que tengamos.

En cambio, cuando el ego se da cuenta que ya tenemos lo que buscamos, cuando lo comprueba, puede usar su energía en ayuda para despertar nuestra consciencia, aunque ello sea una crónica de una muerte anunciada. La energía del ego estará dada hacia la plenitud del ser, y no hacia el esfuerzo de parecer. Por eso, en Unkido no decimos que el ego sea nuestro enemigo, sino que lo tratamos como un vehículo transitorio, que solamente tenemos que aprender a conducir.


6 comentarios:

  1. Esto último que dices sobre el ego es uno de los cimientos de mi teoría sobre el ego, en la que planteo (y lo he escrito y publicado ya) que el ego es dual (es racional e irracional). Y yo apuesto por un ego racional (DE CIERTA FORMA NECESARIO PARA PODER BREGAR EN ESTE MUNDO AMPLIAMENTE EGOTISTA). Este ego racional, en la medida en que va evolucionando, pasa por una etapa transitoria llamada por mí, la etapa del ergo proteico, que sirve de puente, o mejor de trampolín, para que el ego se relacione y se deje seducir por el alma. Así el proceso de esta evolucion individual es un salto cuántico para acercarnos más al Espíritu... Gracias por tu trabajo, amigo, es bueno e inspira, Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien has podido definir algo que estoy viviendo. Y no es la primera vez que lo vivo, pero sí la primera vez que lo advierto de esta forma. Muchas gracias por tu aporte Manuel, muy valioso!

      Eliminar
  2. Si quieres saber y oir la voz interior nunca dejes de aproximarte a cuanto propone este poema

    Para venir a gustarlo todo,
    no quieras tener gusto en nada.
    Para venir a saberlo todo,
    no quieras saber algo en nada.
    Para venir a poseerlo todo,
    no quieras poseer algo en nada.
    Para venir a serlo todo,
    no quieras ser algo en nada.
    Para venir a lo que no gustas,
    has de ir por donde no gustas.
    Para venir a lo que no sabes,
    has de ir por donde no sabes.
    Para venir a poseer lo que no posees,
    has de ir por donde no posees.
    Para venir a lo que no eres,
    has de ir por donde no eres.
    Cuando reparas en algo
    dejas de arrojarte al todo.
    Para venir del todo al todo,
    has de dejarte del todo en todo.
    Y cuando lo vengas del todo a tener,
    has de tenerlo sin nada querer.

    S. Juan de la Cruz

    ResponderEliminar
  3. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Joaquin! Me gustan los mensajes con nombre y apellido. Muy práctico tu aporte!
      Un abrazo!

      Eliminar

Unkido