martes, 26 de febrero de 2013

¿Te zumban los oídos?

En consulta, hemos recibido varias veces el mismo comentario: "me zumban los oídos". Incluso, algunos van más allá del oído, y sienten como una vibración en todo el cuerpo, semejante a un zumbido.

Lo primero que tenemos que hacer es una consulta para descartar el Tinnitus, que es una cuestión patológica y muy diferente.

En cambio, la sensación puede ser por motivos vibratorios de la propia energía vital.

Tampoco debe confundirse este zumbido, con el que tenemos cuando nos aturdimos, por ejemplo, al escuchar música demasiado fuerte.

Según he ido tratando el tema, puedo compartir los siguientes pensamientos:

Nuestro zumbido es espontáneo, en ciertas condiciones. Generalmente, puede aparecer cuando practicamos alguna forma de meditación, cuando nos vamos a dormir, cuando estamos relajados, o cuando estamos llevando un proceso de cambio interior.

Habiéndolo experimentado en mi, y viendo la historia y el contexto de muchas personas con el mismo fenómeno perceptivo, creo que esto sucede cuando hay un acomodamiento de la energía vital en el cuerpo vital. (Llamo cuerpo vital al conjunto de todos los cuerpos o dimensiones de la energía vital que tenemos, físico, astral, mental, causal, etc.).

Cuando se produce algún movimiento en cualquiera o en algunos de nuestros cuerpos, la onda vibratoria llega hasta el cuerpo físico y a los sentidos físicos, en este caso, el oído y el tacto. Descartada cualquier patología, repito, estos casos hay que verlos como hechos muy positivos. Si uno escucha este sonido esmerilado, parecido a un zumbido, puede probar de prestarle atención. Posiblemente, nos relaje más, o haga más profundo el estado de introspección. Da la impresión que la mente se alinea con el movimiento energético general, y lo hiciera aún más potente. Si prestamos atención durante una temporada, incluso podemos llegar a manejar algunas variables de la sensación.

Tenemos que repetirlo una vez más, todo esto es parte de una experiencia energética, y no tiene que ver con el Tinnitus, o el aturdimiento, aunque puedan tener un lejano parentesco.


domingo, 24 de febrero de 2013

El dolor de cabeza



Extraemos este fragmento del "Gran Diccionario de las dolencias y enfermedades" de Jaques Martel, que habla por sí mismo:



Hay varias causas a los dolores de cabeza. Por ejemplo, el estrés y la tensión
cuando me esfuerzo tanto como pueda “para estar” de cierto modo o de “para
hacer” tal cosa. El dolor de cabeza aparece frecuentemente cuando intento
demasiado fuerte de realizar algo o cuando estoy obsesionado por esto que
viene e inquieto por lo que me espera en el futuro. Vivo en este momento
mucha ansiedad y preocupación. Así puedo reaccionar a fuertes presiones
ejercidas por situaciones o acontecimientos que me rodean. Puedo vivir un
sentimiento intenso de fracaso, duda, odio de sí que da vida a la crítica y,
sobre todo la auto – crítica. Estoy cogido, “encajonado” en mi cabeza, no me
gusta lo que veo, y me juzgo con severidad, dándome a mí – mismo “golpes
de cabeza”. El dolor de cabeza puede provenir también de la negación y de la
supresión de mis pensamientos y de mis sentimientos que creo inaceptables o
desaprobados. O bien no tengo el valor de expresarlos, o sencillamente no los
escucho, porque racionalizo, intelectualizo todo lo que vivo. “Esto está bien,
esto está mal!”. Quiero quizás comprender demasiado, ir demasiado de prisa,
querer saber o tener respuesta a mis preguntas en seguida. Pero el tiempo
quizás no ha llegado aún y debo desarrollar mi paciencia y mi confianza en
que todo sucede en el momento justo. El dolor de cabeza expresa también
emociones negativas que están “cogidas en la trampa”, en mi cabeza, tales
como la inseguridad, el tormento, las ambiciones excesivas, la obsesión de ser
perfecto, que causan una dilatación sanguínea. Finalmente, si tengo miedo de
hacer frente a cierta realidad, podré encontrarme otro lugar en donde llevar mi
atención y huir, esto siendo el dolor de cabeza. Un dolor de cabeza al nivel
de la frente se referirá más a una situación en mi trabajo o vinculada a mi
papel social pero si se sitúa lateralmente (cerca de las sienes), más bien es mi
lado emocional (familia, pareja) el que está implicado. Cualquier sea la causa,
el dolor de cabeza está directamente vinculado a mi individualidad y debo
aprender a ser más paciente y más flexible hacía mí y los demás. “Mis ideas
son cada vez más claras”, y aprendo a dar el lugar que corresponde tanto a mi
intelecto como a mis emociones, para alcanzar el equilibrio. Entonces estaré
más en armonía conmigo mismo, me sentiré la cabeza más liberada y ligera.


viernes, 22 de febrero de 2013

Ejercicio simple para ampliar la visión





Uno de los problemas más comunes que tiene el ser humano es que el pensamiento de un individuo, sus opiniones, sus creencias, se consideran, por parte de ese individuo, como “la verdad”. De esta forma nos hacemos intolerantes a otras visiones. Aferrarse a las creencias de uno y denostar las de los demás, suele proporcionarnos mucho sufrimiento, puesto que acabamos juzgando a los otros con la vara de medir de nuestros prejuicios. Y si activamos el mecanismo de juzgar a otros, tarde o temprano nos acabamos juzgando a nosotros mismos, lo cual convierte la vida de uno en un infierno. 

Un ejercicio práctico que amplía nuestra percepción y la aceptación de otras formas de vida como son, es el que vamos a proponer a continuación, no sin antes añadir que, aceptar las formas de vida de los demás no significa que las compartamos, ni que las hagamos nuestras, sino que simplemente las aceptemos, sin tratar de cambiarlas o de convencerles de que las nuestras son mejores o más efectivas.

El ejercicio consiste en tomar desde una perspectiva diferente las acciones más cotidianas; es decir, algo que solemos hacer todos los días y que nos resulta monótono, nos produce siempre la misma percepción. Por ejemplo, cuando terminamos de comer y tenemos que recoger la mesa y fregar la cocina, la intención con la que vamos suele ser siempre la misma: pensamientos como “¡uf, ahora a recoger!”, vienen a nuestra mente de forma mecánica. Si probamos a tomar esa misma situación con una intención diferente, por ejemplo: “voy a limpiar mi casa para estar más cómodo”, y lo hago con alegría, cantando una canción, o simplemente disfrutando del efecto de tener un espacio ordenado y agradable, la percepción de esa situación será distinta. 

Este ejercicio nos puede hacer comprender que nuestra vida funciona según nos la tomemos, y que nuestras intenciones, nuestras perspectivas, nuestras expectativas, pueden cambiar. Cuando tengamos el impulso de realizar una acción mecánica, con una expectativa de tedio, podemos aprovechar para tratar de cambiarla. ¡Y ver qué sucede!

Si probáis y queréis contarnos vuestra experiencia, será un placer escuchar. 

Biodescodificación, hacia la Autenticicidad y el Coraje

No es fácil aceptar aquello que no nos gusta...

Actuamos desde convenciones sociales donde las broncas, los celos, las envidias,..., se esconden tras un falso velo, conformado por la ironía, la justificación de actos negativos, la condena al que es distinto...

Englobando más esto, hablo de todas las formas de violencia encubierta, las falsas posturas y las mentiras que implica actuar fuera de nuestro centro, o Ser interior. Sí, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que todas estas actitudes se basan en el ego y en su constante actitud de comparación. El ego, vive en un medio ambiente en el que es muy importante cómo posicionarse ante los demás. Y recordemos que a partir de ese posicionamiento funciona la sociedad.

Lo que nuestro ego busca es no sentirse en una posición inferior con respecto al otro. Desde la comparación constante, el ego está en una permanente pelea con cada impresión que recibe. Y como queremos ignorar lo que realmente sentimos, nos convencemos de los falsos roles, que no hay tales guerras, y que si nos ponemos el disfraz adecuado para cada ocasión, no vamos a perder nuestro territorio...

Nos cuesta admitir las emociones de nuestro sentir más biológico, son emociones ocultas.  Lo que llama la atención es el tiempo y la energía que nos llevan todas estas creencias, lo que sufrimos por ellas..., porque la misma energía que gastamos en negar lo que sentimos, puede ser mejor dirigida hacia el poder admitir aquellas cuestiones. Al enfrentarnos a esta verdad, incluso, no se siente la sensación de gastar energía, porque cuando enfrentamos a la realidad interior, la energía vital se renueva con el descubrimiento y las distensiones.

Allí puede intervenir la Biodescodificación, el biodescodificador y las sesiones de biodescodificación, sobre todo la intención de sanar nuestro sentir biológico. 


Esto no acaba simplemente con admitir lo que sentimos. sino con poder trasformar esas impresiones; tomar decisiones conscientes como poder expresar lo que estaba oculto, soltar las emociones negativas, comprenderlas...

Visto de otra manera: no se trata de reprimir, ni de enmascarar nuestro sentir, sino más bien de conducirlo desde y hacia realidades más profundas y verdaderas. Se podría decir, que todo es una cuestión de autenticidad y coraje.


 

Algunas Notas sobre Consciencia

Nota 1:
Mi consciencia se va desplegando en el tiempo y crece de acuerdo a las vivencias, reacciones,  creencias, a los límites que acepto o imagino. 


Nota 2:

Como mi consciente tiene que estar al tanto de lo que considero más importante en este momento, necesariamente, tiene una visión lineal del tiempo.

Para mi inconsciente, en cambio, el tiempo no existe,…, o en realidad, no tiene en una situación temporal lineal. La realidad temporal de mi inconsciente se articula de acuerdo a los estímulos externos e internos que recibo.

Por ejemplo, un evento determinado puede marcarme durante mucho tiempo. Pienso en él, se repite en mi mente, condiciona el resto de mis pensamientos. Es decir, durante todo ese lapso lineal de tiempo, como lo considera mi consciente, mi inconsciente vive aquella única impresión como un presente.

Por lo tanto, tengo que revisar el significado de vivir el presente, considerando que más del 90% de mi consciencia está dormida, o es inconsciente.


Nota 3:
Se dice que todas las impresiones que vivo están grabadas en mi inconsciente. Más que estar grabadas, yo diría que están viviendo en él. Supongamos que puedan vivir en forma latente, potencial, o que influyan de manera activa. El caso es que todo lo que he vivido, y posiblemente lo que puedo vivir, está albergado en mi mente. 


Nota 4:

Si la realidad temporal que vive mi inconsciente es activada por mis propios pensamientos, creencias, proyecciones, estados de ánimo,…, puedo estimular en forma consciente, mi inconsciente. Por ejemplo, a través de recuerdos, buscando sensaciones donde me haya sentido confiado y coherente. No se trata de quedarme en el pasado, sino de renovar la fuerza de una impresión positiva.



miércoles, 20 de febrero de 2013

Dientes, para Biodescodificar


Hoy me voy a limitar a copiar, pegar y compartir. 
Dedicado a mi dentista Mario Raposo que está en Ávila, España.


EL GRAN DICCIONARIO
DE LAS DOLENCIAS Y ENFERMEDADES.




De

JACQUES MARTEL.

Editions Quintessence.


DIENTES (en general)

         Los dientes simbolizan las decisiones, la puerta sólida de entrada que me permite morder con “todos mis dientes” en la vida! Realidad interior y exterior pasan por mis dientes que son uno de los medios para expresarme enteramente en este universo. El diente es uno de los órganos anexos muy duros que representa la energía fundamental de mi ser. La capacidad interior de acoger las nuevas ideas, el amor y el alimento interior se manifiesta por los dientes sanos y duros. Los dientes son, en parte, el espejo del ser. Cuando el alimento pasa a través de mi boca, ésta transmite también sentimientos que pueden afectar mis dientes a más o menos largo término. Así, dientes alterados (por ejemplo: con carie) indican una débil afirmación de sí, una realidad inaceptable para mí y el miedo a coger mi lugar en el universo con las responsabilidades que esto implica. Aunque tenga dificultad en tomar ciertas decisiones benéficas para mí, debo quedarme abierto a los medios disponibles que me permiten superar las situaciones más delicadas. Los dientes representan también mi voluntad de ir hacía delante, de hacer bien las cosas, mi capacidad en dar vida a mis pensamientos y a mis emociones. Un conflicto profundo, culpabilidad conectada con una situación emocional transportada con las palabras, o cualquier desarreglo interior pueden manifestarse por una reacción en los dientes e incluso en las encías. Puedo pues “apretar los dientes” para defenderme de una agresión exterior en una situación que me hace fuertemente reaccionar. Cierro la puerta, resistiendo a lo que quiere entrar en mí o, al contrario, a lo que necesita salir de mí. Los incisivos (los dientes de delante) se relacionan con el hecho de no hacer tal acción, etc. Los caninos se vinculan más con el hecho de poder ejercer cierta autoridad sobre las decisiones que he de tomar. Pueden estar afectados cuando me siento “estirado” frente a una decisión que he de tomar. Las premuelas me indican mi grado de acuerdo con mis decisiones. En cuanto a las muelas, representan mi grado de felicidad frente a las decisiones que se tomaron o que debo aún tomar. El esmalte del diente estará afectado cuando tengo la sensación de que no tengo el derecho de “morder” en una situación y la dentina estará afectada cuando pienso no poder ser capaz de “morder” en una situación, dudando de mí – mismo, de mis capacidades. Acepto ¯© quedar abierto al amor, sin tener miedo de perder la gratitud de los demás. Me amo tal como soy, con todas mis cualidades. Debo cuidar de mis dientes, “visten” mi personalidad. Los dientes no tienen máscara! Me mantengo yo – mismo, sin juzgarme y quedando abierto a las críticas exteriores. Transformo mis pensamientos en amor auténtico y mis dientes se mantienen en buena salud!

DIENTES (dolor de… o de muelas)

         Los problemas dentales están vinculados con las decisiones, especialmente cuando me duelen los dientes. Aplazo la toma de decisiones, porque las consecuencias de estas elecciones me asustan, me hacen perder seguridad. Se asocia a la responsabilidad personal, a mi capacidad de tomar decisiones, sin tener miedo de lo que sucederá después. Si tengo un dolor de muelas, puede ser que me sienta dolido porque me culpo de no conseguir comunicar lo que quiero. Tengo el gusto de “enseñar los dientes” para coger mi sitio y mostrar que existo. Quiero que me escuchen, que me respeten. Tomo consciencia que comunicando mis necesidades y mis deseos, los dolores de muelas ya no tendrán razón de existir. Cuando se trata de sarro en los dientes, es una forma de agresión interior, una reacción que no ha sido resuelta y vuelve a aflorar. Esto me puede llevar a endurecerme en mis posiciones frente a las decisiones que he de tomar o que tomé. Mis comportamientos pueden cambiar. Sabiendo que no es benéfico para mí estar a disposición de mi imaginación, desarrollo más bien el lado creativo de las circunstancias. Intento encontrar un medio de estructurar mejor mi pensamiento y mis ideas; así, me será más fácil tomar iniciativas juiciosas vinculadas a lo que vivo actualmente. Acepto ¯© ser consciente de lo que sucede en mi vida, comprender la esencia de la determinación que rige mi universo. Compruebo el lado afectado por los problemas dentales y aporto la solución que conviene. Si está arriba, pienso en la intuición y en el instinto; y si está abajo, se trata de una decisión del campo racional y lógico, algo querido físicamente.

DIENTE (absceso del…)

         Este absceso se halla en los tejidos que cubren la raíz dental; esto demuestra mi ira frente a una decisión que he de tomar. La infección está situada en la cavidad central del diente, esto indica la contrariedad que vivo en relación con una decisión que me roe por dentro (“dient –ro”). Entonces es tiempo que tome la decisión con todo el amor y la armonía posible teniendo en cuenta valores más elevados que gobiernan mi vida, en el respeto de mí – mismo y de los demás.

DIENTE (carie dental)

         La carie dental es la manifestación de un dolor interior extremo. Algo me roe hasta lo más hondo de mi ser. No consigo expresar este mal que me corroe y la inflamación hace su aparición. El diente empieza a ablandarse y generalmente es doloroso, debido a la sensibilidad nerviosa presente en el nivel del diente. La estructura del diente es la más rígida del cuerpo humano. La carie dental se refiere al aspecto “mental”. Es odio o rencor frente a alguien? Puede ser que “enseñe los dientes” cuando me siento atacado. ¿Cuál es la verdadera causa de mi dolor? La razón primera aumentará Mis probabilidades de invertir este proceso de destrucción. También puedo haber vivido una situación en que tenía el gusto de “morder” a alguien en situación de autodefensa y que no lo hice porque “un niño bien educado no hace este tipo de cosas”. Frecuentemente tenía caries de niño, porque tengo un “diente” contra una persona. También es posible que viva un conflicto familiar o que asuma difícilmente lo que recibo de mi entorno y que deba filtrar este conflicto con mis dientes por el proceso de masticación. Porque mis dientes me permiten filtrar y discriminar lo que entra en el interior de mi cuerpo y por el mismo hecho, en mi Universo en general.  Dejo de buscar la causa física (alimentación, azúcar, etc.) Mejor dejo que mis pensamientos evolucionen y cambio mi manera de ver las situaciones de mi vida. Tomo la vida con “un grano de sal” y permitiré así a mis “dientes del juicio” desarrollarse y fortalecerse. Será mucho más provechoso para mi!

DIENTES – PROTESIS DENTALES O DIENTES POSTIZOS.

         La prótesis dental me da la ilusión de una fuerte vitalidad. En efecto, similar a los dientes verdaderos, da la sensación de ser verdadera, de ser sincera como dientes de verdad! Es totalmente falso! Ya que deseo una respuesta clara, voy al fondo de las cosas. ¿Soy yo capaz de vivir mis experiencias con valor y sinceridad, igual como con mis verdaderos dientes? ¿Estoy decidido a ser lo que soy realmente, a afirmarme, a “morder” en la vida? Dejo de vivir en función de los demás. Acepto ¯©  ser yo – mismo y, afirmándome, encuentro la satisfacción y la felicidad.

DIENTES (chirrido de…) (ver también: AUTORITARISMO, MÁNDIBULAS [dolores de…]

         Los dientes representan las decisiones y cierta forma de agresividad. El chirrido de dientes es pues una ira inconsciente que aflora en la superficie, una rabia reprimida que se expresa frecuentemente de noche. Estoy muy nervioso interiormente, me retengo y no digo o no hago ciertas cosas. Como que no consigo tomar decisiones claras y precisas, el chirrido de dientes es la expresión física de mi tristeza y de mi agresividad reprimida. Como una puerta mal engrasada, el chirrido de dientes me indica mi miedo a abrirme para tomar decisiones y el ruido expresa una forma de gemido interior. Acepto ¯© tomar consciencia de este estado sin inhibirlo y expresarlo como lo vivo actualmente. Acepto ¯© mi sensibilidad y las emociones que afloran y comprendo que mis incertidumbres me llevan a vivir mucha más tensión interior que el hecho de tomar las iniciativas que se imponen. Cuando tomo una decisión, me libero y me siento más desarrollado.

DIENTE DEL JUICIO INCLUSO;

         El juicio, es una gran cualidad. Tengo la alegría de manifestarlo en esta vida. Me permite abrirme al universo y me procura bases sólidas en todo lo que emprendo. Así, un diente del juicio que no quiere salir, “coger su sitio”, significa en el plano mental que rechazo aún tomar todo el espacio que me pertenece. Debo hacerlo conscientemente para desarrollar todas las cualidades divinas esenciales a mi evolución. Acepto ¯© dejar la naturaleza seguir su curso y abrir mi consciencia para crecer y ver los cambios en mi! Me darán beneficios!

lunes, 18 de febrero de 2013

Desprogramar la Mente

En una biodescodificación, la consciencia va explorando áreas de sí misma, donde se alojan creencias determinadas, por ejemplo lo que siente uno mismo ante los demás, o en distintas situaciones, etc. Es decir, se enfrenta a las programaciones que se han grabado en forma no voluntaria en la mente. En biodescodificación se tiene en cuenta que esas creencias provienen de tres momentos, o lineas de tiempo:

1. El Tiempo Cronológico, o lo que vive la persona por sí misma, después de los 3 años.
2. El Proyecto Sentido, o lo que vive la persona desde su concepción, hasta los 3 años.
3. El Trans-generacional, las programaciones que recibe directamente de sus antepasados.

Hay que considerar la importancia de las tres líneas, ya basta con tomar que un sólo gesto puede quedar impreso y  albergar creencias ancestrales, o intenciones ocultas, o presupuestos clasistas, morales, etc. Estas impresiones afectan a el clan familiar. Como bio-descodificador, no dejo de sorprenderme de todo lo que recibimos de árbol genealógico. Igual, con nuestro proyecto sentido; es muy importante la situación que vivieron nuestros padres en nuestra gestación, y sobre todo la madre. Por ejemplo, qué querían, ¿nos deseaban? ¿estaban nerviosos o la situación era estable? Es decir, el proyecto sentido también es algo de peso, fundamental, es tener en cuenta qué emociones nos gestaron, y cómo nos influye, en nuestras nuevas decisiones, o estadio cronológico.

Podríamos entrever que el transgeneracional influye directamente al proyecto sentido, y que de este surge la experiencia cronológica individual. Igual, podría ahora adelantar, la importancia de biodescodificar esa programaciones heredadas, o las impresiones que recibimos diariamente, o bien, las proyecciones sobre cuales basamos nuestras decisiones.

Nadie puede elegir más allá de lo que cree que es posible. Por lo tanto, desprogramar es como borrar los límites que están en el inconsciente, o en esa región de la consciencia que no conocemos, o que permanece funcionando como con piloto automático.      



viernes, 15 de febrero de 2013

El Concepto y la Experiencia

El Concepto y la Experiencia

Cuando queremos explicar cuestiones del mundo interior, comprobamos que las palabras no encajan con la realidad. Entonces, puede que empecemos a figurarnos dificultades que no existen al tener la vivencia concreta, o que le demos menos importancia de la que tienen estas cosas al experimentarla. Allí nacen las suposiciones.

Los supuestos, responden a un impulso de nuestra mente para tener referentes a fin de entender el total del discurso, pero no sirven para comprender realmente el tema del que estamos hablando. Es decir, estamos describiendo que existe una franca distancia en la mente entre la vivencia real y la necesidad de conseguir una explicación intelectual, a priori de tener la experiencia. Es extraño tener que aclarar esto, pero nuestra estructura mental colectiva se ha inclinado más hacia los conceptos, las palabras, dejando atrás la vivencia, la experiencia concreta de aquello. Hablamos sin saber, sin comprender, sustituyéndolo por aquel entender intelectual, y convengamos que no es lo mismo.

Visto más concretamente, cuando escuchamos conceptos como eternidadmundo interiorenergía vitalconsciencia, (o los incorporados recientemente como), doble cuántico, realidad paralela,..., como desconocemos la idea, nuestra mente recurre al imaginario, y este a su vez, hecha mano al material que está en el banco de la memoria. Luego, creemos que ese concepto, o bosquejo, es igual a la experiencia, y la catalogamos de acuerdo a un juicio previo.


Observando mi Mente



Leo sobre la posibilidad de que existan universos paralelos. Lo primero que aparece en mi cerebro es la imagen de dos líneas paralelas sobre un fondo de espacio infinito. 

No olvidemos que mi mente ha generado esa imagen en forma automática, para que de esa manera pueda seguir el resto del discurso. Es una referencia de la realidad que me ayuda a saber a qué se refiere la idea, aunque no tenga la experiencia de lo que se habla. De otra forma, si no me imagino nada, quedaría un signo de pregunta, un hueco en la secuencia de la explicación, y entonces me costaría más captar el resto de la idea, como puede pasar cuando estamos aprendiendo un idioma extranjero.

Sigo. Reconozco que aquella imagen me ha servido para tomar una primera impresión de la idea, pero todavía no me siento conforme con esa primera idea del concepto universos paralelos, porque me parece demasiada sencilla. ¡Solo he combinado una noción básica de geometría con un toque de las películas de George Lucas! 

Tengo que seguir procesando analogías, y empiezo a recibir otras imágenes e ideas: ahora dos realidades se superponen, como si fueran dos filmes distintos sobre la misma pantalla. Al principio, no hay una relación aparente, sin embargo, instantes después ya puedo ver puntos de convergencia entre las dos películas y continúo...

Quiero profundizar más aún, y sigo otra senda, me imagino a mi mismo, multiplicado  varias veces, en realidades distintas, tomando decisiones diferentes, desarrollando distintos destinos. Y así, puedo seguir imaginando...


Palabras Finales

Tengamos en cuenta, repito, que todo aquello son sólo supuestos, para entender una realidad de la existencia que desconozco. Ninguna de esas elucubraciones tiene necesariamente, una relación con la percepción de esa realidad.

Como decía, el intelecto puede tratar de entender, pero esto no significa comprender, o aprehender el hecho. Esto tampoco presupone que la imaginación sea necesariamente un obstáculo en sí misma, ante la experiencia. Depende de mi actitud, de lo que haga con esas ideas previas. Supongamos, que aquellas imágenes puedan servirme, sencillamente, para abrir mi pensamiento a la posibilidad de lo desconocido, pues, si me niego a la posibilidad, automáticamente, ya no tengo opción de percibir el hecho, no hay una brecha para tener la experiencia, si es que realmente existe. 

Estar preparado para experimentar lo nuevo, requiere un ejercicio consciente del pensamiento, distinto al hecho automático, programado desde nuestro inconsciente colectivo .


jueves, 7 de febrero de 2013

Hoy Tao

Todo está cambiando todo el tiempo. No hay forma de detener la marcha del presente. No es extraño que las definiciones cambien, más bien, es lo más parecido a la verdad. La definición que repito, ya está en el pasado.

Cada vez que defino algo me pasa lo mismo. No encuentro las palabras que me resulten actuales, e invento una nueva definición. Esto me parece estupendo, aunque me dé más trabajo.

Así mismo, la definición del yo puede cambiar de momento a momento, de hecho eso percibes cuando vives el presente, simplemente, porque es lo que realmente está sucediendo.

En la palabra acontecer se esconde una verdad muy grande. Al parecer nunca podemos llagar a definir lo que es, el presente, el acontecer, porque la definición queda inmediatamente atrás, y ya no es la verdad.

Como dice el Tao Te King:
El Tao que puede ser nombrado, no es el verdadero Tao.  


Invisible de José Mataloni

lunes, 4 de febrero de 2013

Aquí y Ahora

Tengo temporadas en las que me inclino hacia determinas cosas, y luego, otras en las que voy por otras muy distintas. Voy por rachas, como decimos en Argentina. Por ejemplo, en un momento me gusta ir de vacaciones a regiones salvajes en el medio de los montes, y luego, tengo periodos en las que rechazo ese paisaje. o incluso el hecho de ir de vacaciones. Esto no tiene por qué ser acto seguido. No me pongo ahora a analizar el por qué, o a calcular si me ha beneficiado, o perjudicado. Sólo destaco que lo mejor de esto es que puedo comparar vivencias muy diversas, incluso aplicar lo que aprendí en algunas, en otras situaciones. 

Cuesta Blanca, Córdoba, Argentina

Por ejemplo, hoy recordé, precisamente, cuánto me gustaba estar en los montes, cuestión que ahora me da mucha pereza. El recuerdo del monte se convirtió en mi maestro. Vi que no todos los momentos son para disfrutar. Incluso, hay momentos en los cuales hay situaciones que pueden resultar peligrosas, si uno no está atento, o pleno. Cuando hay que saltar por las piedras, subir o bajar ciertas cuestas, no hay lugar para la queja, o la duda. Lo que hoy el monte me dijo, en definitiva, es que ya me había enseñado a estar aquí y ahora, reconociendo el momento y aceptándolo tal cual es.

 

viernes, 1 de febrero de 2013

TALLER UNKIDO: CAMBIA TU MENTE Y CAMBIARÁS EL MUNDO



Foto




TEMAS

El taller Unkido “Cambia tu mente y cambiarás el mundo”, tiene el objetivo de abrir la mente hacia una forma de ver el mundo completamente diferente. Para ello vamos a trabajar de forma teórica y práctica, con conferencias, meditaciones, ejercicios y puestas en común. 

Aprenderemos a comprender qué es “Vivir desde el corazón”, cómo escuchar a este compañero inseparable que conoce las mejores respuestas.

Veremos de qué forma nuestras incoherencias hacen que vivamos en constante conflicto. Aprenderemos a descubrir cuándo nuestra mente, nuestra emoción y nuestros actos se encuentran dispersos. 

Por último, nos introduciremos en el fascinante mundo del lenguaje que nos muestra el cuerpo a través de los síntomas. Daremos los primeros pasos que nos servirán para identificar cómo nuestro cuerpo se comunica con nosotros. 

El taller será impartido por la Profesora de Unkido Laura Fernández Campillo


HORARIOS:

Todos los sábados del mes de Marzo
Cada clase tiene una duración aproximada de 2h, con un intervalo de diez minutos para hacer un coffee break. 

PRECIO:

El precio total del taller es de 80€ 
Para alumnos Unkido el precio es de 20€.

(Los precios incluyen entrega de material y los coffee break)


TALLER ON LINE:

El temario es el mismo, y se impartirá todos los domingos del mes de Marzo, en horario de 11:00h a 13:00h, por sistema de video conferencia.
El precio del taller on line es de 40€.

INSCRIPCIONES:

Envía tus datos (Nombre, Apellidos, NIF y dirección) al correo electrónico: laurafcampillo@gmail.com
o bien llama por teléfono al 609 82 73 24

Unkido