martes, 30 de diciembre de 2014

Encuentro on line, sábado 3 de Enero de 2015

Este sábado día 3, de 18 a 22h española, estaremos on line charlando sobre las relaciones con el entorno (personal y material), un adelanto de lo que será el Encuentro presencial en Ávila los días 17-18.
Para comprobar el horario en tu país, aquí tienes este enlace: http://24timezones.com/reloj_hora_exacta.php
Las inscripciones en: contactounkido@gmail.com.
Besotes.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Encuentro Unkido on line, 3 de Enero de 2014

ENCUENTRO UNKIDO ON LINE: "EL ESPEJO DE LAS RELACIONES: LA RELACIÓN CONVERGENTE"
Conflictos en las relaciones de pareja, familiares, amigos, laborales...etc.
Punto de Convergencia
La Relación con uno mismo.
Fecha: Sábado 3 de Enero de 2015.
Horario: De 18h-22h española.
Inscripciones: contactounkido@gmail.com

Precio: 20€

ENCUENTRO UNKIDO PRESENCIAL, en ÁVILA: "EL ESPEJO DE LAS RELACIONES", La Relación Convergente


miércoles, 17 de diciembre de 2014

La evolución y la trampa del tiempo

Empecemos otra vez por el principio. Dado que se están acercando a nosotros personas con mucha resonancia y que no saben bien qué les está pasando, me ha parecido interesante hacer una especie de explicación, desde el principio, para que cualquiera que tenga un interés, pueda conocer qué estamos haciendo desde Unkido. 

He retomado también parte del mensaje que está en el vídeo "Cambio o Transformación", el primero que hicimos conociendo ya la Ley del Desdoblamiento de los Tiempos, y en este texto añado algo de lo que me he dado cuenta ahora, y que puede ser interesante para tener en cuenta.

Cualquier persona, conozca o no esta Ley, puede entender lo que aquí decimos y la intención es, también, transmitir este cambio de percepción para todos aquellos que resuenan en eso de "salir de la dualidad", y se van acercando a estas nuevas comprensiones.

Aquí dejo el texto, y también el vídeo.

Abrazos



"Existe una idea “evolutiva” de lo que está pasando en este momento. La evolución del ser humano, si tenemos en cuenta  los dos ejes de una gráfica, estaría en el eje X, en la linealidad del tiempo. Primero éramos monos, y ahora salimos al espacio, pero psicológicamente, la evolución ha sido muy pequeña. Cuando éramos monos nos matábamos entre nosotros, y ahora seguimos matándonos entre nosotros. Por lo que ahí hay algo que ha existido siempre, algún “error” que la evolución temporal simple, la del eje x, no resuelve. Ese error, es la imagen que el ser humano se ha creado de sí mismo, “el ego”. Es decir, que el tiempo no evoluciona al ego más que en unos mínimos. Ya no somos tan salvajes como los cromagnones, pero seguimos matándonos, seguimos teniendo conflictos, y seguimos sufriendo. Ese “yo” que sufre, por lo que vemos al observar sencillamente la historia humana, no evoluciona. Cambia un poco, pero no se ha producido en ello ninguna transformación. Muchas personas, simplemente, creen que el ser humano es así, que no tiene arreglo y, por tanto, no nos queda otra que evolucionar lo más que podamos.

Sin embargo, si nos abrimos a la posibilidad de que el sufrimiento del ser humano pueda ser trascendido, entonces podemos investigar en nosotros mismos un poco más profundo.

Algunas personas nos han contado a lo largo de la historia, que consiguieron trascender ese ego, ese “yo”. Lo hicieron entrando en el eje Y, es decir, salieron de la linealidad temporal del eje X, y así nos lo contaron todos ellos. Por eso nos hablan de la importancia de estar presentes, del “ahora”, del no preocuparse por el mañana...etc (obviamente, todo esto entendido no como una “despreocupación”, sino en el sentido de que, al entender que el pensamiento que busca soluciones en el tiempo, simplemente está viéndose en un enredo, ese pensamiento, al estar presente y limpio de la temporalidad, tiene una forma nueva y mucho más brillante de manejarse). Desde ese eje Y el conflicto no tiene bases para mantenerse, existe un forma de convivencia pacífica, no por la voluntad, sino que surge de forma natural.

Se han producido tres formas de tomar a estas personas que nos hablaron de esto:
*Una, se decanta por la “creencia”, es decir, alguien me dice que es posible vivir sin sufrimiento, entonces yo me lo creo, y espero  que esa persona que ha alcanzado ese estado, me diga cómo tengo que actuar, me dé unas normas para yo poder alcanzar lo mismo. Así se han formado las religiones.
*Otra se decanta por el “estar en contra de”. No lo acepto, de entrada, porque lo encuentro palabrería.
*Pero existe una última vía que es la apertura sin creencia y sin “contra”. Es decir, algo me llama la atención de lo que dicen estas personas, no tengo por qué creerlo, quiero ver si por mí mismo puedo saber si eso que dicen es verdad, pues si es universal, si está a disposición de todos, también está a disposición mía. Por tanto, puedo escucharles para aprender, y observar dentro de mí si veo lo que están diciendo.

Esta actitud cambia por completo la alabanza y el ataque de las otras dos, pues se sale de la dualidad.

Entonces, partiendo de la base de que nosotros elegimos esta última vía, entonces nos disponemos a observar qué sucede con el tema del tiempo y qué sucede en este momento concreto de la historia de la humanidad. En este momento tenemos la oportunidad masivamente de acceder a ese eje Y. ¿Por qué lo sabemos? Bien, para las personas que no lo conozcan, tenemos el gran aporte del físico Jean Pierre Garnier, que nos demuestra científicamente que estamos en un momento de “cierre temporal”. ¿Qué significa esto? Pues que tenemos un espacio de 25.000 años para experimentar toda la historia lineal del eje X, para experimentar una serie de “programas” que nos sacan de la plenitud que somos en esencia. Esos “programas”, gracias al magistral aporte del Doctor Hamer, que los descubrió cómo la lógica que actúa en las enfermedades, son: la Supervivencia, la Protección, la Comparación y los Valores. Estos programas nos hacen vernos como un “yo” individual, ajeno a todo lo que nos rodea. Entonces empezamos la evolución y tenemos que sobrevivir, tenemos que protegernos de los otros y del entorno, nos empezamos a comparar y entramos a valorarnos en referencia al otro, nos sentimos desvalorizados o superiores...  competimos, tomamos unos “valores” aprendidos por herencia, por educación, por el contexto histórico, geográfico...etc. Todos esos valores, no son “naturales”, sino que son aprendidos. Esos valores, al ser particulares, son divisivos. Por ejemplo, yo nazco en una región en la que se da el cristianismo, y tendré unos valores, aunque no me llame cristiano, pero me habrán educado en parte en ellos, pues se toman de forma consciente e inconsciente. Entonces entraré en conflicto con personas que tengan unos valores diferentes a los míos. Así tenemos los conflictos humanos, las guerras...etc.

Si yo observo mi vida desde ese eje X, de tiempo lineal, voy a llevar conmigo todo ese equipaje que es el condicionamiento de lo que me han enseñado, de lo que he heredado...etc. Sin embargo, ¿qué pasa si mi mente no se encuentra en ese eje X, sino que entra en un eje Y ajeno al tiempo y, por tanto, no acumulo esa memoria consciente e inconsciente de todo lo que me “ha tocado” por nacer en un determinado entorno.? Si usted, ahora mismo, no acudiera a su memoria sobre lo que aprendió en cuestión de valores, ¿se comportaría de la misma forma? seguro que no, y nos hacemos otra pregunta: ¿cómo sería esa forma de relacionarse sin valores aprendidos, sin memoria condicionada, exenta de ese eje X?

Ese “cierre temporal” del que nos habla el físico Garnier, es el momento en el que el ser humano tiene la oportunidad de entrar de nuevo en ese eje Y, que no es otra cosa que volver al estado natural en el que estamos exentos de esos programas.

Entonces, el momento actual es sumamente importante, y tiene una oportunidad inmensa, pero también tiene un grandísimo peligro, que es el de confundir la evolución humana por el momento universal actual, que estaría en el eje X, con la integración en el eje Y.

En estos momentos, nos vamos a encontrar con muchísimos movimientos a favor de un cambio de conciencia, que están promoviendo la entrada en un nuevo “paso evolutivo”. En este caso, tenemos que ser muy cuidadosos para ver si seguimos estando en el eje X, donde la evolución de ese “yo”, de ese “ego” que nos mantiene en el sufrimiento y en los conflictos, es sumamente lenta, pues su propósito es el de mantener abierto el tiempo de la experimentación; o bien estamos eligiendo la opción entrar en ese eje Y, fuera del tiempo, donde la transformación del ego, del “yo”, entra en un proceso de espiral ascendente sumamente rápido, en el que soltamos la "identificación" con la imagen, es decir, que podemos vivir en muy poco tiempo lo que en el eje X vamos a vivir a través de cientos y cientos de vidas.

Hago esta aclaración, pues me resulta de vital importancia para las personas que se acercan a estos temas en este momento, ya que tenemos que dejar muy claro cuál es la visión que estamos mostrando nosotros. 

Para entrar en ese eje Y, tenemos que vaciarnos, literalmente, de los programas de los que hemos hablado. “Vaciar los odres de vino viejo, para que entre el vino nuevo”, y ésta es la gran dificultad del asunto. Estamos acostumbrados a manejarnos con una lógica en la que los programas son preponderantes. Sentimos esta lógica como algo tan sumamente real, que nos cuesta soltar la forma que tenemos de ver el mundo, y abrirnos a si existe una forma natural de ver la vida, una lógica exenta de lo que me ha tocado en suerte o desgracia por el entorno en el que nací, una lógica natural previa.

De lo que vamos a hablar aquí es de este proceso para entrar a ese eje Y, al que uno podía entrar en la Edad Media, en la Prehistoria, en el Renacimiento, y ahora también. Lo bueno que tiene este momento es que las condiciones invitan por todas partes a ello, que es un momento único en el que ese acceso al eje Y, viene acompañado por la invitación del eje X y que, por tanto, lo que se nos muestra ante los ojos es, quizás, más grande  para el ser humano que lo que nunca antes se ha visto, por eso es tan importante desalojarnos de todo el equipaje mental, de toda la memoria, por muy espiritual que sea ésta, al menos por un instante, pues después de ese instante encontraremos un sentido nuevo incluso a lo que ahora para nosotros es “sagrado”. Desalojarse de todos esos vestidos “espirituales” puede ser quizás, una de las mayores dificultades, sobre todo para las personas que vienen de muchos caminos ya recorridos en este aspecto. Esto hay que entenderlo con mucha atención y detenimiento, pues no se trata de ponerse “en contra” de lo ya recorrido, sino simplemente soltarlo, insisto, aunque sea por un instante, por un segundo, no seguir aferrado a ello, aceptar que la visión que tengo ahora de ello es limitada y, por eso, lo suelto, pues al entrar esta lógica natural previa en uno, lo veremos con ojos nuevos, sumamente integradores.


Los cierres temporales son una invitación a volver a casa. ¿Quieres volver? Aquí tienes la ocasión. ¿No quieres volver? ¿Quieres seguir viajando un cachito más? Perfecto, sigue viajando, explorando, experimentando, evolucionando... etc. Sería algo así como una puerta en medio de un eterno pasillo. La puerta siempre estuvo ahí, algunos la vieron, pero en estos momentos, la puerta está abierta de par en par, disponible para todo el que quiera entrar en ella. 


"

sábado, 13 de diciembre de 2014

Encuentro Unkido presencial, en Ávila: "Transformando la percepción SIN ESFUERZO"

Aquí os dejamos la info del último Encuentro Unkido presencial del 2014.
La línea de lo que veamos, en principio, pues nos iremos adaptando a lo que el momento requiere, será lo que estamos transmitiendo en los últimos vídeos: https://www.youtube.com/watch?v=gzziCxqeVyo.
Hacia la Contemplación.
Abrazos
Laura y José

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Economía Convergente on line

Os comunicamos que los “Encuentros On Line Unkido”, hemos decidido hacerlos de un único día, para aprovechar mejor el tiempo, ampliando a 4h aproximadamente.
El de este fin de semana será el SÁBADO 13, de 18-22h española, y hablaremos de “ECONOMÍA CONVERGENTE”. La charla incluye el envío en pdf del libro “El Espíritu Económico”.
El precio es de 20€.
Para anotaros, lo podéis hacer por mensaje privado aquí en Facebook, o bien escribiendo a contactounkido@gmail.com
Para los próximos encuentros que hay previstos, vamos a utilizar la misma dinámica, y vamos a incorporar algunos temas y fechas nuevas.
Un abrazo gordo.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Personajes de Sión (1ª y 2ª parte)

Aquí tenéis los dos últimos vídeos que hemos hecho de Unkido en Casa: "Los Personajes de Sión" (1ª y 2ª parte). Seguimos en la línea de "¿cómo observamos?", y detectando qué sucede cuando entramos a experimentar la vida a través de los "programas", las creencias, y los límites que provocan nuestro sufrimiento. Cuando podemos observar con detalle lo que sucede en lo inconsciente, entonces, por fin podemos soltar lo que antes nos atrapaba.

Esperamos que os sean de utilidad

Abrazos


 

viernes, 28 de noviembre de 2014

PRÓXIMOS ENCUENTROS ON LINE


La inscripción en estos talleres incluye la entrega en pdf de los siguientes libros:
TALLER DE ECONOMÍA CONVERGENTE: El libro "El Espíritu Económico"
TALLER "TRANSFORMANDO LA PERCEPCIÓN SIN ESFUERZO" El libro "Meditaciones y ejercicios Unkido"

viernes, 7 de noviembre de 2014

La célula como maestra de las relaciones humanas (2ª parte de los apuntes sobre la célula desde una perspectiva universal)




Las células del cuerpo me han resultado siempre una magnífica forma de comprender lo que nos sucede a los seres humanos. Siento que, como fractales del universo, nosotros, que estamos compuestos por millones y millones de células, conformamos una célula de algo mucho más grande que nosotros. Entonces, comprender el comportamiento de la célula, para mí, está sirviendo de gran ayuda para entender un poco más la naturaleza previa del ser humano.

En un primer artículo que publicamos en este link: http://unkidosalud.blogspot.com.es/2014/07/cambiando-la-percepcion-de-la-vida.html, José y yo fuimos dándonos cuenta del fascinante mundo de la célula y las maravillas que ha ido trayendo su comprensión.

Queríamos ahora añadir un paso más: comprender las relaciones humanas a través de la comprensión de la relación entre las células.

Como vemos en la GRÁFICA 1, tenemos un paquete de células pertenecientes a un mismo órgano; sin embargo, la primera célula de la izquierda no se toca con la primera célula de la derecha. Podríamos decir aquí que, seguramente, ambas células comparten resonancia por pertenecer al mismo órgano, pero no comparten una resonancia directa, como lo hacen la primera y la segunda. El simil podría ser el de las personas que compartimos una resonancia con la ley, o con temas espirituales, o temas literarios... etc. pero dentro de ese “órgano”, algunas no se tocan entre sí, y eso es algo completamente natural, como bien lo muestra el cuerpo humano.

Sin embargo, todo este asunto depende de la lógica que utilicemos para verlo. Si utilizamos la lógica divisiva que nos muestra como "yoes", como individuos separados, entonces surgen los “conflictos”. Si la célula se ve a sí misma como un “yo” independiente de todo lo demás, si la célula se siente separada y perdida, entonces comienza el tumor. Empieza a expandirse sin sentido, atacando al propio organismo al que pertenece.

Entramos así en el campo de las células tumorales, que son células que dejan de estar presentes en su aportación original al cuerpo, para convertirse en células perdidas, olvidadas de su propósito, pendientes de buscar su alimento FUERA, en lugar de disponerse a recibir lo que ya es suyo por naturaleza. Entonces encontramos que, entre las células, en lugar de una sana relación, empieza a haber un tumor.

Yo veo al otro como un peligro, y me defiendo, o lo ataco, sin ser consciente de que somos parte del mismo organismo y que, por tanto, si le ataco a él, lo que estoy haciendo es perjudicarme yo mismo.

La célula sana solo tiene que estar disponible para recibir lo que le pertenece. La célula tumoral ha perdido su propósito, y está más ocupada en extenderse hacia fuera que en permanecer en su naturaleza para funcionar del modo en que la propia vida la ha creado para manifestarse.

Puede ser también que una persona sea célula del corazón, y otra, célula del hígado, por lo que sus resonancias como órganos serán distintas, sin embargo, la célula del corazón no va a las células del hígado a imponerles su forma de funcionar: “oye, mira, célula del hígado, tú tendrías que estar haciendo lo mismo que yo, que soy célula del corazón, y hago que la sangre bombee”, la célula del hígado, como es lógico, responderá que ella no es la que hace bombear a la sangre y, por tanto, tiene su propia función.

La lógica que hemos utilizado hasta ahora, ha funcionado así. Nos matamos entre los países como si las células del hígado fueran a matar a las células del estómago por no actuar como ellas creen que deberían hacerlo.

Pero el cuerpo humano tiene su propia lógica natural, su propio orden, e igual sucede con el ser humano. LLevamos miles y miles de años utilizando una lógica destructiva, sin detenernos a pensar en si ya existirá una lógica previa, desde la cual, existe un orden, al igual que lo existe en el cuerpo humano.

Curiosamente, para aceptar la lógica natural previa, solo tenemos que hacer lo mismo que las células tumorales: dejar de actuar con esa lógica divisiva, soltarla y recibir lo que nos corresponde por naturaleza. Cuando comienza a entrar en nosotros esa lógica natural, es curioso, pero comenzamos a entender también que la enfermedad tiene su propio sentido, y con esa lógica lo podemos comprender perfectamente. La enfermedad deja de ser ese enemigo que puede llegar inesperadamente para atacar nuestras vidas, a ser, simplemente, una forma de lenguaje del cuerpo a través de una lógica (bio-lógica).

Por eso vemos con claridad la directa relación que existe entre el cáncer y los conflictos de relaciones humanas. Pero, por supuesto, desde la lógica común no entendemos esta relación, pues nos parece cosa de locos que un conflicto humano genere un cáncer.

En resumen, las células tumorales no se sienten pertenecientes al mismo organismo, y por eso son capaces de destruir aquello a lo que ellas mismas pertenecen. Lo mismo hacemos los humanos al olvidar que todos somos pertenecientes a un mismo organismo. Cuando empieza a entrar esa lógica natural previa en nosotros, podemos ir sintiendo, con todas las células de nuestro cuerpo, que somos parte de algo único, y entonces comenzamos de dejar de ver al otro como un atacante, y dejamos de atacarlo, pues el otro, en su profundidad, es una célula del corazón, la cual es completamente necesaria para que yo, como célula del hígado, siga funcionando.
Todos somos un gran y maravilloso engranaje. En mi opinión, estamos saliendo de una confusión lógica que nos ha llevado muchos años, similar a un cáncer, para entrar a darnos cuenta de lo verdadero que ya habita en nosotros. Estamos empezando a comprender que la enfermedad no es más que la utilización de una lógica que nos mantiene en la conciencia individual y divisiva del “yo”.


lunes, 3 de noviembre de 2014

MI CASA ORIGINAL


"Cuando se activa dentro de nosotros el personaje de “el buscador”, éste busca a alguien que le enseñe a construir su casa.

Como no sé construilas, voy a hablar con un arquitecto para que me enseñe, y con el propio despertar hacemos lo mismo, vamos a hablar con “el que sabe”. Pero el que sabe, tiene la función de MOSTRARTE CÓMO SE HACE la casa, NO DE DECIRTE CÓMO VA A SER tu casa. Ahí empieza el problema. Cuando "el que sabe" muestra cómo ha quedado su casa, y los demás quieren una casa como la suya, porque es muy chula. Entonces, en lugar de aprender a construir, copiamos los materiales y los diseños. Nos lo aprendemos fenomenal, y dejamos una casa muy mona, pero es copia de la de otros. No es una casa original. Es parecida, pero ni de lejos es original.

Cuando copias la casa de otro, es posible que un día te dés cuenta de que esa no es la casa que tú querías, entonces es posible que te enfades con el arquitecto, aunque en realidad estás enfadado contigo mismo por no haber hecho caso a tus propios gustos, a tu naturaleza interior, que todo el tiempo estuvo presente, pero tú preferiste las de otro, PORQUE CONFIABAS MÁS EN EL OTRO QUE EN TU PROPIA INTUICIÓN. Cuando comprendes que solo tú eres el que elige un camino u otro, se van los enfados y comienzas tu casita, aunque sea muy humilde y de materiales sencillos, es tu casita. Te olvidas del palacio del otro, y te pones como Manolo y Benito a darle gotelé a tus paredes que, aunque no quede muy vistoso, al menos es el que sale de tu propio diseño.

En mi opinión, está buenísimo escuchar a los arquitectos, el arquitecto te muestra muchas cosas, pero que tenemos que estar muy atentos para no coger sus herramientas y querer hacer una casa como la suya. Porque es ahí donde entra el campo del dogma, cuando entramos a universalizar el diseño de una casa particular. Nadie sabe cómo se va a expresar el SER en cada uno, Nadie sabe cómo el SER querrá manifestarse en cada casa, de modo que es esencial respetar la propia naturaleza, la propia intuición, reconocer que el arquitecto te va a enseñar su forma, y que esta forma no es universal, sino particular, porque, por muy universal que sea su MENTE, la forma en la que se produce en cada uno, es particular.

Ésta sería la trampa en la que puede entrar el personaje de “el buscador”. Él quiere seguir buscando, de modo que sigue caminando, y caminando... hasta que el buscador es encontrado. Entonces es cuando comienza la verdadera autorreferencia, pues el personaje de buscador que antes creías ser, ahora, al ser observado, no es tu director.

Todos somos arquitectos, y tenemos nuestro propio diseño arquitectónico en nuestro interior. Podemos compartir herramientas, pero la naturaleza de la casa de uno, es, simplemente, única.

sábado, 25 de octubre de 2014

Cosas de las que una se da cuenta mientras pone una lavadora y tiende la ropa


                                                      Pintura de Jeffrey Larson

Lo maravilloso de este proceso, para mí, es que “la caída de fichas”, o los “clicks”, o los “darse cuenta de algo y quedarse con cara de poker”, son tan espontáneos como la propia vida. De esta forma, cuando estás haciendo cualquier cosa, pero estás con la atención presente, con la identidad en el Ser, y en una observación sin esfuerzo... fluyendo con la vida misma, te das cuenta de cosas muy sencillas, muy cotidianas, en apariencia “muy pequeñas”, pero que, al ser observadas, le pueden dar un giro a tu vida “muy grande”.

Así fue, de esta forma tan común y corriente, tendiendo la ropa al solecillo del patio, como dicen las abuelas, que me di cuenta de que aún tenía un observador muy sutil y engañoso con mi identidad enganchada, y es el que se siente “incapaz de soportar el dolor ajeno”, fundamentalmente, el de los seres queridos. Este observador, al no aceptar el dolor del otro, hace todo lo posible porque el otro esté bien, y es esa energía la que atrae con tanta facilidad la “manipulación emocional”. Los que le conocen a uno (sus inconscientes y, a veces, sus conscientes también) detectan este observador y activan un mecanismo automático para tocarle la fibra y conseguir lo que pretenden.

De modo que, al darme cuenta de esta cosica tan chica y, para mí, tan importante, me ha parecido interesante compartirla y mostrar las fases por las que ha pasado la manipulación emocional, en mi caso, por si a alguien le puede servir:

1.En la primera fase solo estás movido por el observador que no puede ver el dolor ajeno. Eres ese observador. De modo que actúas para que los demás “no sufran”. Estás con tu referencia completamente externa.
2.Te das cuenta de que el otro te manipula emocionalmente, y quieres que cambie, que deje de hacerlo. Te enfadas mucho.
3.Te das cuenta de que el origen del conflicto está en un observador activo que encuentras así, como por casualidad, mientras tiendes la ropa en el patio, y ves que, al ser observado, empiezas a permitir que el otro pase por su dolor, al igual que tú pasas por tu dolor y, gracias a ello, vas encontrando tu libertad. Aceptas la experiencia del otro. Aceptas que es el otro quien es responsable de su propia experiencia, al igual que tú lo eres de la tuya. Aceptas, simplemente, las cosas como son.

Por supuesto, la mente que lee esto se hará preguntas: “¿y cómo hago para aceptar el sufrimiento de mis seres queridos? eso es imposible, yo no puedo hacerlo... etc.” La respuesta es muy simple: “encuentra al observador que no acepta el dolor ajeno, el que quiere hacer un esfuerzo por cambiar las cosas para que el otro no sufra”, solo obsérvalo.

"¿Pero qué me estás contando, guapa? ¿Cómo que no voy a hacer ningún esfuerzo porque el otro no sufra?" Estamos hablando de la observación interior, no de lo que "hay o no hay que hacer". De los esfuerzos mentales y no de los actos. Como siempre, en Unkido, nuestra propuesta es partir de la observación de las cargas para actuar con una mente limpia de todo ese ruido mental. Los actos son absolutamente autorreferentes, y cada uno actuará de la forma que tenga que hacerlo. Nuestra propuesta es, simplemente, antes de actuar, observar. 

Anotación:
En los casos extremos,  muchas veces uno se olvida del "yo" y actúa libre de cargas, porque pierde completamente sus miedos, sus historias mentales, y actúa de una forma libre de las fronteras mentales que tenemos normalmente y que conforman el "yo", el individuo. 

viernes, 17 de octubre de 2014

Observador

Cuando vienen a hacer una sesión, o tengo que dar una clase, tengo que llamar de alguna forma a la otra persona, y tengo que definir lo que hago. Y encontrar una perspectiva, desde donde definirme yo, el lugar donde estoy parado. 

Ha sido un tema complicado, sobre todo, porque improvisaba profesiones. Ha ido cambiando y evolucionando con el tiempo, pero nunca había llegado a una palabra que me hiciera sentir pleno, ni que pudiera abarcar todo lo que hacía. Entonces, tenia "alumnos", "pacientes", "receptores", y así, yo me definía, como profesor, terapeuta, acompañante, y muchas otras denominaciones semejantes, muchas veces insólitas. Basta decir que tengo una faceta de terapeuta-comediante. Por fin, ayer encontré una idea y una palabra que puede abarcar todo y que me hizo sentir completo. Ahora voy a intentar explicar el por qué de este cambio, y la intención y el sentido que descubrí.  

Partamos de una visión que estoy teniendo, donde el otro es otro yo, formando un nos-otros total, abrazando personas en el tiempo y el espacio. Entonces, adentro y fuera, queda como una simple sensación de separación física, una ilusión. 

Por otro lado, podemos actuar desde distintos observadores de conciencia. Esto es elegir la lógica desde donde asumimos una perspectiva, que generará un rumbo. 

Ahora unamos las dos ideas. Si el otro es solo otro yo, entonces, tenemos observadores internos y observadores externos, formando un yo total. Pues bien, entonces, me llegó la certeza que más que estar trabajando con alguien, entonces, estoy trabajando con un observador externo, que forma parte de mí. 

Consiguientemente, ahora me defino como un observador más, al que le fascina especializarse en el tema de la consciencia, y que siente grandes ganas de compartir lo que está aprendiendo con todos. Concluyendo, el que visita la sesión, es simplemente un observador externo de mi propia consciencia, y yo un observador que le gusta, sencillamente, observar la vida.

Hacer y no Hacer Nada

Es muy distinto "no hacer nada", que "hacer nada". ¡Es diametralmente distinto! Hablamos de dos lógicas muy diferentes y que llevan a lugares totalmente diferentes. 

Desde la primera actitud partes de la negación, y tarde o temprano, te sientes en conflicto. En realidad, hay una recriminación implícita de la mente divergente, que siempre quiere estar haciendo algo, quiere encargarse de las soluciones. Entonces, te sientes señalado por el dedo del juez, externo o interno. En cambio, cuando "haces nada", partes desde un lugar sin conflictos con la nada. La nada, precisamente, es lo nuevo, lo inesperado, lo que está más allá de la existencia. Así, pues, integras la nada, estás trayendo la nada al presente, la haces aterrizar. Y todo esto por añadidura, porque en realidad tú solo tiene que hacer nada, para que lo demás suceda por sí mismo. 

No vale hacerse trampa. Por ejemplo, creer estar haciendo nada, pero estar mirando televisión, o leyendo un libro para evadirte justamente del presente, de lo que te toca. Claro, allí "no estas haciendo nada" y este es un gran error. "Hacer nada", es mantenerse en eje del Ser, traer aquel silencio a tierra, biologizando al Ser, reitero, por simple añadidura.

Esto no quiere decir que tengas que estar todo el tiempo "haciendo nada", para salir del conflicto de "no hacer nada". No te fuerces, nunca. 
Si "no estás haciendo nada", simplemente, observa qué te dices, cómo te sientes, mira la reprimenda. Con un rato que "hagas nada" al día, es suficiente para observar una transformación de la realidad, hacia una cada vez más convergente. Hacer nada es lo más liviano que podamos imaginar. Más tarde hablaremos cómo hacer otras cosas, y al mismo tiempo estar haciendo nada, pero primero lo primero. Te invito entonces a probar, y alguna próxima vez que "no estés haciendo nada", acuérdate pues, de "hacer nada". Ponte realmente a "hacer nada" y verás que, naturalmente, esta segunda lógica te llevará a un puerto muy diferente al del programa divergente. 

José Unkido

lunes, 13 de octubre de 2014

¿CÓMO OBSERVAMOS?

La OBSERVACIÓN viene siendo uno de los temas que más preguntas recibe, y entiendo que, por lo menos para mí, es el tema más importante de este proceso, pues puedo convertir la observación en un esfuerzo más, o puedo encontrar la sencillez de la observación consciente y sin esfuerzo, y relajarme y vivir el proceso de forma mucho más simple.

La OBSERVACIÓN va, eso sí, totalmente unida con la SINCERIDAD BRUTA (como dice mi suegra). Es muy sutil a veces cómo nos decimos: “va, no, no me molesta eso”... y tiro para adelante... pero la realidad es que sí, me molestó. Ahí entra la SINCERIDAD BRUTA. Veo que me molestó, y ahí está mi FRONTERA. Ahí me detengo, y eso es lo que, al ser detectado, produce los mayores cambios. Sin ningún esfuerzo. No lo quiero cambiar, no lo quiero entender... solo detecto.

Uno de los primeros inconvenientes que parecemos encontrarnos, en la OBSERVACIÓN de la que hablamos, es que "la mente quiere observar y controlar la observación". Mientras la mente quiera observar, la verdadera observación no se produce, pues no le pertenece a ella este ejercicio. Así que, ¿qué hago? pues sencillamente observo que estoy haciendo un esfuerzo mental. Observo que estoy queriendo entender. Observo que estoy queriendo tener la razón y salir vencedor del conflicto. Observo que estoy culpando...etc. Primero todo eso, porque si hay mucha maraña, no voy a poder entrar de buenas a primeras en las sensaciones, en las cargas.

De modo que, si no acepto que mi visión del asunto la tengo que entregar, no puedo comenzar la verdadera observación. Es decir, si un tema viene y viene a la cabeza, es porque estoy queriendo entenderlo, o porque estoy queriendo tener la razón, o porque estoy convencido de que como lo veo, es como es correcto. Si “estoy cargado de razones”, entonces, simplemente estoy “lleno de cargas”. Estos personajes son los que interrumpen la verdadera observación.
De modo que, primero de todo: ACEPTO que mi visión actual es errónea ¿por qué es errónea? pues simplemente porque me mantiene en un conflicto. De modo que estaré navegando por algún programa. Bien, acepto que no estoy viendo la situación como es, así que, la suelto. Suelto el rollo mental porque ya entendí que, por muchas vueltas que le dé a mi lavadora mental, con ese pensamiento compulsivo y lleno de cargas no voy a encontrar la solución.

A partir de ahí, ya puedo empezar a observar las cargas, porque el pensamiento no me está interrumpiendo de forma constante y violenta. Si viene un pensamiento de culpa, observo la carga, si viene la ira, observo la carga, si viene el miedo, observo la carga... etc. Solo DETECTO y SUELTO. Y ahí empieza a despejarse el asunto. Esta observación es completamente SIN ESFUERZO, y SIN CONTROL mental.

Esto es sumamente importante: Mi mente va a tratar de ir en busca del miedo, para tratar de eliminarlo, y en ese esfuerzo lo va a mantener. Solo lo aleja temporalmente, después vuelve. Sin embargo, si simplemente observo lo que se me presenta en la cabeza y en las sensaciones, no controlo mentalmente mi observación, cuando aparece el miedo, solo lo observo, lo permito, lo dejo que sea, no intervengo, y no hago nada más. Entonces sí empiezan a desmembrarse las cargas. Pero si está el deseo de eliminarlas, conseguimos lo contrario. El ánimo de esta observación es más bien de DESCUBRIR al miedo (o a cualquier otra carga), y no de destruirlo.

Solo permito que las imágenes que vengan a mi cabeza, de forma espontánea, y sus cargas, sean observadas. No las intento modificar, ni salir de ellas, sino que me las permito. Observo desde el lugar en el que soy consciente, no desde el lugar en el que hago esfuerzos por observar y por controlar la observación.
En resumen, creo que lo principal es soltar el querer entender la situación, y soltar las múlples razones que nos damos a nosotros mismos. Si observo cómo controlo mentalmente, y observo cómo quiero tener la razón, eso se suelta, y puedo ver las cargas y aligerar el asunto.

La buena noticia es que, a todas nuestras quejas internas “es que yo no sé observar, lo veo muy difícil, eso es muy mental”....etc... todas ellas, simplemente pueden SER OBSERVADAS. Todo pensamiento que te llega puede SER OBSERVADO, y en ese detectar, YA está perdiendo su fuerza.
www.unkido.com

miércoles, 8 de octubre de 2014

Sintiendo la imperfección



Uno de los mayores impedimentos con los que nos encontramos las personas que hemos bebido mucha “literatura espiritual”, es que nos creamos una imagen de lo que es “actuar con el corazón”, o actuar despierto, o iluminado...etc. Tú crees que sabes, porque lo has leído, o los has visto, cómo es una persona así, y después de la lectura o de la visión te encuentras con tu “yo”, con tus enfados, con tus tristezas, con tus manías...etc. Y constantemente estás tratando de parecerte un poquito más a la imagen de "perfección" que tienes en tu mente. 
Te autoexiges y exiges a los demás que también sean así, porque ése es el camino de la perfección. Entonces entras en una agotadora rueda de la que solo se puede salir: ACEPTANDO. Ninguno de los iluminados que has leído era “perfectos”, tú tampoco. Todo ellos se enfadaban, lloraban, sintieron celos y dolor. Tú también.
Nos hacemos una idea de que "cuando nos iluminemos no nos vamos a equivocar nunca, todo va a ser perfecto", y fabricamos esta imágen sin darnos cuenta de que esa misma idea está basada en un error: nada de lo que se da en este mundo material es perfecto. En todo caso, el esfuerzo por llegar a serlo es solamente una fuente de sufrimiento. El esfuerzo por "conseguir" un estado de conciencia en el que no se cometan errores, no es más que un nuevo error.

Probablemente ves en tu interior un nudo de ira no aceptada porque no encaja con tu imagen de perfección y no te das cuenta de que es precisamente en esa ira que no quieres sentir, donde está la llave hacia una nueva comprensión. No quieres mirar, porque si miras con la mente, sabes que ésta aumentará el enfado. Entonces simplemente SIENTE esa ira, acéptala, oxigénala, déjala Ser... llevas tanto tiempo rechazándola... No la pienses tanto, solo siente...

lunes, 25 de agosto de 2014

Los fotogramas invisibles

En este vídeo hablamos de "El Sistema" y cómo es lo mismo lo que estamos viendo fuera, que el sistema de pensamiento que rige en nuestra mente. También vemos cómo se conectan los programas (P4) con los pensamientos (P3). Los Fotogramas Invisibles son ese "Inconsciente" que nos domina si no somos capaces de verlo.

miércoles, 9 de julio de 2014

Desidentificarse de “lo que da mucho gustico”: Saliendo de la dualidad

Los programas viven en la dualidad, y eso es algo que hemos de comprender bien cuando hablamos de los observadores, puesto que son también producto de esta dualidad, de modo que cuando hablamos de “1” observador, parece interesante tener en cuenta que vienen en grupo, es decir, que solemos detectar con frecuencia los observadores “que dan incomodidad”, pero a veces nos olvidamos de los observadores “que dan mucho gustico”.

Por ejemplo, con el tema del dinero tenemos “el deseo” de ser ricos, y en el mismo grupo la otra cara: “la escasez, el miedo a ser pobres...” El uno no vive sin el otro, están en la misma cuerda de frecuencia. Como queremos “ser ricos”, inevitablemente vamos a llevar detrás el miedo a la pobreza. Son inseparables en su dualidad. De hecho, el sufrimiento se produce porque únicamente aceptamos una cara de la moneda, la que da gustico, y la otra la rechazamos. Pero para salir de la dualidad es necesario aceptar ambas. 


Si nos detenemos a trabajar en el observador del gustico, si vamos a la energía de la que proviene, a su origen, veremos que procede también de la misma distorsión, de esa raíz que, observándola, se quema, y con ella la identificación que tenemos.

De esta forma, cuando estamos saliendo del programa “riqueza-pobreza”, por ejemplo, si hemos estado en el “modo pobreza”, trabajando la escasez, puede ser que antes de que el programa se vaya definitivamente, nos ponga una trampita de riqueza. Por ejemplo, nos presente una oportunidad en apariencia “perfecta”, a los ojos del programa, con riqueza incluida. Y claro, esto “da mucho gustico” al programa. Sin embargo, si observamos nuestra resonancia con lo que se nos presenta delante, muy probablemente veremos que no es algo que esté acorde con ella. Por eso es tan esencial tener la autorreferencia bien presente, y primar la resonancia.

Otra trampa bien sutil, es que cuando empezamos a alinearnos con el origen, se nos pueden presentar, y de hecho lo harán, situaciones más que agradables; sin embargo, nuevamente parece sumamente necesario no fabricar expectativas o, si éstas se fabrican, detectarlas, porque nuevamente nos estarían sacando de la alineación original. El origen te va a dar cosas de mucho gustico, y está bárbaro disfrutarlas, pero teniendo ojo con las expectativas que puedan generar.

Si éstas se producen, se detectan, se observan, y así se va deshaciendo la identificación con ese “deseo”.

Esto no significa que no se disfrute, sino que no se convierta en un deseo. El disfrute es completamente natural, es muy agradable, pero la trampa es hacer de nuevo un deseo con ello y enredarse nuevamente en la rueda del programa.

Finalmente, y esto es una intución personal, si hemos dicho SI al Ser, todo esto no serán más que pruebas de anclaje, y finalmente iremos haciendo el movimiento del pendulo cada más estrecho, por lo que me parece lo más asertivo no preocuparse, aunque sí estar atentos para no hacer el camino más largo hacia lo que no tiene ningún camino por recorrer.

jueves, 3 de julio de 2014

Cambiando la percepción de la vida a través de la Célula Humana (Apuntes iniciales)


CAMBIANDO DE PERCEPCIÓN LA VIDA A TRAVÉS DE LA CÉLULA HUMANA (Apuntes iniciales)
Laura Fernández Campillo y José Mataloni
Unkido

Es verdaderamente maravilloso ver cómo, cuando uno empieza a ver a través de una lógica no limitada, comienzan a resignificarse de forma muy cotidiana, lo que antes parecían grandes “enigmas”, dramas, o experiencias densas de la vida.

Mi familia ha tenido múltiples casos de cáncer, y varios de ellos muy cercanos, por lo que hemos tenido que vivir dicha enfermedad en primera línea de fuego. El inmenso dolor que produjo en mí y en los seres más queridos este hecho, me invitó a investigar desesperadamente sobre esta enfermedad. Me fascinaba el estudio de la célula y su comportamiento en “modo sano” y en “modo tumor”. En su momento, la explicación lógica que le di a esta fascinación era que quería “salvar” a toda costa a mis seres queridos, encontrando la resolución del cáncer. Y, en cierto modo, ésta era una de las razones que me llevaron a ello; sin embargo, lo que no era capaz de ver por entonces, era el propósito mayor que ahora se está desvelando.

Hace poco tiempo ha vuelto con insistencia la idea de la célula y el cómo su comportamiento se encuentra en una línea muy paralela al del propio ser humano. Al fin y al cabo, somos un numeroso conjunto de células.

Para quien no lo conozca, el biólogo Bruce H. Lipton ha aportando en este campo unos descubrimientos revolucionarios. La ciencia oficial nos presentó una célula en la que el Núcleo era el Cerebro de todo el engranaje. El Núcleo, que contiene el ADN, al ser el Cerebro, nos presentaba una vida determinada por nuestros genes.







Como él mismo cuenta en su fabuloso libro “La biología de la transformación”, mientras experimentaba con la célula probó a extraerle el núcleo y descubrió que la célula seguía viva. ¿Cómo puede ser que siga viva sin cerebro? Entonces se dio cuenta de que el núcleo no era el Cerebro, sino ¡las gónadas de la célula! (Pueden ver este vídeo en el que él mismo cuenta esta experiencia https://www.youtube.com/watch?v=FbgZ-12qPpM)

¿Cuál era entonces el Cerebro de la célula? Fue así que descubrió que se trataba de la Membrana, esa textura externa que recubre la célula y que absorbe y elige el “alimento” de la matrix celular (tejido externo a la célula) y lo introduce en ésta.

Cuando conocimos la Perspectiva Universal del Desdoblamiento de los Tiempos que presenta Alejandra Casado, basada en un descubrimiento científico de J.P Garnier, José y yo comenzamos a ver su aplicación en la célula humana, viéndonos como células al ser humano, de un organismo, o Ser Esencial, mucho mayor que nosotros.

De esta aplicación surgió hacer un “cambio de percepción” muy sencillo, pasándole la información a las células de nuestro cuerpo. Si el ser humano es una célula mayor, ¿quién sería el Núcleo? ¿Quién sería en nosotros ese “personaje” que se ha creído todo este tiempo el Cerebro de nuestras vidas? El “yo virtual”. Y ¿quién sería ahora la “Membrana”, el nuevo cerebro de este Ser que somos? El Campo Cuántico. Entonces ¿quién soy yo? El Ser Esencial.

Esta nueva visión de lo que somos fue para nosotros muy transformadora. Con un pequeño ejercicio de “traspaso de mando” a nuestro Ser, la percepción comenzó a cambiar cada vez más.

Curiosamente, al tiempo que vimos esto, escuchamos a una persona decir que cada noche el cuerpo elimina un billón de células y genera un billón de células nuevas. Y ahí pensamos ¿y si hacemos la derivación nocturna enviándole la información a nuestras células de que las nuevas que se generen en la noche estén con la membrana activa como cerebro? Y así hicimos.

Los efectos que estamos notando son, fundamentalmente, una aceleración muy grande en el cambio de percepción.

Así se ha abierto un campo muy extenso que hila unas cosas con las otras, comenzando su resignificación.

La última comprensión ha sido en el campo de la Economía, al plantearnos ¿cómo sobrevive la célula?, ¿necesita acaso el Núcleo (yo virtual) hacer algún esfuerzo para sobrevivir? El descubrimiento ha sido muy claro: por supuesto que no, la célula sana (esto es muy importante) no tiene que hacer ningún esfuerzo por recibir el alimento; sin embargo, la célula tumoral tiene que ir en busca de él, se divide, se aisla, se encuentra “sin propósito”... etc. ¿les suena? Así se comporta el Ser Humano para sobrevivir: cree que tiene que hacer esfuerzos por buscar el alimento, se siente aislado, sin propósito... etc... tiene una comprensión tumoral de su economía, una economía enferma. Comenzar a sanar la Economía empieza, como ya veníamos diciendo, por uno mismo. ¿Cómo una célula tumoral va a poder eliminar el cáncer de toda la Economía social?

Pero ¿cómo sanar esa economía enferma en uno mismo? Cambiando la percepción que tenemos de ella. El primer paso es comprender que la forma que tenemos de pensar y de actuar, es enferma. De la comprensión del error de las lógicas de los programas, que nos han venido atando, aparece un soltar inmediato. Las células sanan cuando la persona se pone en coherencia, cuando la persona “hace, piensa, siente y dice” en coherencia, por eso, la Economía particular está totalmente relacionada con la coherencia vital, con nuestros actos, con nuestras emociones, con ser, definitivamente, lo que SOMOS.

Por supuesto, este tema es realmente extenso y lo explicaremos en detalle a través de una presentación en vídeo, pero queríamos aquí ir abriendo este campo de comprensión para que después pueda resultar más sencillo ver de dónde han venido estos entendimientos.

Un abrazo enorme, grande y universal para ti que estás leyendo esto.

Laura y José
www.unkido.com















Unkido