martes, 28 de enero de 2014

Efectos físicos de trabajar con el miedo y otras emociones

Cuando uno trabaja las enfermedades a través de la BioNeuroEmoción, u otro tipo de terapias que están en esa misma línea, lo que está haciendo es, en realidad, deshacer un “programa” de comportamiento que lleva anidado en su inconsciente, ya sea porque ha sido heredado, o porque ha sido aprendido, o porque lo ha adquirido como creencia. Por ejemplo, una persona puede tener la creencia de que debe comportarse siempre y en todo lugar de forma “correcta”, de modo que cuando se siente atacado por alguien, su impulso natural de contestar se ve reprimido. Como ya venimos viendo, todo aquello que reprimimos, está siendo otorgado de una creencia, de una fuerza. Esa represión puede ocasionar, si se da repetidamente en el tiempo y como algo doloroso, en un síntoma o en una enfermedad. Por ejemplo, la persona que tiende a reprimir frecuentemente sus palabras, puede tener problemas en la garganta. ¿Qué nos dice el dolor de garganta? Pues que esa represión está haciendo daño a la persona. De este modo, nosotros trabajamos el mensaje tratando de deshacer la creencia de que uno es malo por decir lo que piensa. 

Por supuesto, no se trata de dar rienda suelta a nuestros impulsos animales, pues eso sería, también, como les pasa a muchas personas, darles creencia y veracidad a esos impulsos; de lo que se trata es de conocerlos, de detectarlos, para que no crezcan. Cuando uno observa un problema en su raíz, puede desecharlo, pero cuando uno observa solo las ramas podridas, por mucho que se esmere en podarlas, seguirán saliendo podridas, si lo está toda la planta. Obviamente, tener una “planta podrida” en nuestro interior, no es sano. Por eso, emociones como el odio, la envidia, la avaricia, el juicio o la culpa, que son plantas podridas, tenemos el impulso de “cortarlas”. Sin embargo, si no vamos a su raíz, la poda es un trabajo eterno. Ir a la raíz es ir a los “programas” que las encienden, es ir a la mente, aunque hay que tener muy claro que la mente, por sí misma, nunca puede hacer el trabajo que en realidad realiza el corazón. La mente, por sí misma, no puede acabar, por ejemplo, con el odio, pues ella misma lo produce. Lo que la mente puede
hacer es entregar ese problema al corazón, soltarlo, quitarle la creencia y, obviamente, reconocer que existe ese problema en ella. Si la mente no lo suelta, el corazón no puede deshacerlo. Por eso insistimos tanto en la importancia de observar el problema, para después, soltar y dejar que el corazón deshaga lo que la mente hizo.
La mente actúa en el cuerpo físico, de modo que un programa que ha sido perjudicial durante mucho tiempo, ha dejado su huella física, aunque no haya llegado a ser enfermedad. Cuando uno quita uno de estos programas, suele venir un periodo de reajuste en el cuerpo. Muchas veces se da el caso de que el organismo entra en fiebre, puesto que las defensas actúan combatiendo a los “agentes” que han sido activados por el programa.

He podido comprobar, por mi propia experiencia, que el proceso de observación del miedo, desprogramar el miedo en uno, puede traer después un proceso físico en el que puede producirse fiebre, sensación de cansancio, hambre o sueño. El cuerpo nos está diciendo aquí que es necesario dejarle procesar la nueva situación. Hemos vivido durante mucho tiempo de una determinada forma, y al quitar ese “pilar” hemos de darle un tiempo al organismo para que se habitúe a vivir sin ello. En estos casos la fiebre puede ser un simple proceso de limpieza.

Aún así, en ningún caso decimos que no tenga que acudirse al médico o ser controlado por un profesional de la salud; en este caso estamos simplemente hablando de la parte más espiritual y mental de un proceso físico, complementario con cualquier otro tipo de cuidados a los que esté acostumbrada la persona.

domingo, 12 de enero de 2014

Proyección

Cuando activas la visión del espejo, ya no puedes ocultarte, conoces el gran secreto: la realidad es lo que tú observas, lo que proyectas. 

Sí, de ti depende todo, pero recuerda que gran parte de tu consciencia está dormida, entonces, no esperes manejar toda tu proyección de un momento para el otro. Ante todo, toma una actitud tranquila ante esta realidad que desafía nuestra forma de pensamiento lineal. La consciencia tiene su propio ritmo de crecimiento y ese crecimiento irá marcando tu aprendizaje. 

Cuando trabajas el espejo, lo normal es que caigan primero los velos más próximos, lo que corresponde a nuestro entorno inmediato. Como verás, con eso ya tendrás suficiente trabajo. 

Puedes trabajar esta idea:

Todo lo que observo es un pensamiento mio expresado. 

José A.Secas _ Primer Video_ Superstición

Con un humor terapéutico, o simplemente con buen humor, con cosas para ajustar, pero, ya está, ya llegó, ya se largó José A. Secas. Un espacio para comunicarnos íntimamente y explorar nuestro mundo interno, externo, universal.



"En este vídeo hablamos de las creencias negativas, las supersticiones y los límites que nos ponemos. Ejercicio práctico, en ¡vivo y directo! para soltar ideas limitantes."

sábado, 11 de enero de 2014

La columna vertebral


La columna vertebral es la continuación de mis fundamentos.


Es la materialización de mis fundamentos puesto que la columna a nivel arquitectónico son las paredes maestras de la casa.


Tendrá referencia con mi vida, lo que pienso, lo que hago, como me relaciono, la comunicación que tengo con los demás, etc. Es nuestra estructura.


Conflicto: Desvalorización central de la personalidad. Estrés respecto a lo que quiero hacer.


Resentir: ―¿Quien soy?". "¿Que voy a hacer con mi vida?". "¿Que va a ser de mi vida?".


Libro de referencia

viernes, 10 de enero de 2014

Un Problema Temporal

Estamos en el eje del tiempo porque necesitamos tiempo, para darnos cuenta que podemos estar fuera del tiempo. 
(José Mataloni) 


¿Has estado como fuera del tiempo? Es decir, seguramente has tenido la sensación de estar "suspendido" en el tiempo, porque cuando te das cuenta y regresas a la forma habitual de percibir el tiempo, ha pasado mucho más tiempo del que supones. Incluso, a veces nos quedamos mucho tiempo sin respirar. Allí, estamos fuera del tiempo lineal, fuera de percepción cotidiana. Sin querer irme mucho por las ramas con esto ahora, es bueno recordar que esa percepción adolece de preocupaciones que están fuera de tiempo, en el pasado, o que se proyectan hacia el futuro. Es decir, la percepción a la que llamamos lineal no sólo tiene un límite en su capacidad de ver, sino que además, es víctima de la preocupación, del miedo, del deber, y de tantos más.
Ahora quiero ir hacia algo más práctico. ¿Se puede estar fuera del tiempo o por lo menos, de la forma cotidiana que percibimos el tiempo? Como hemos visto, esto suele pasar más de lo que uno cree, es algo natural. Aún así, le restamos importancia, no lo vemos con los ojos de la consciencia.
¡Gracias Nina!

Estoy dando un poco de vueltas, porque tengo que hablar de un "truco" que a veces puede ser necesario para tener la experiencia de estar fuera del tiempo. Se trata de una especie de inducción o sugestión del pensamiento hacia otras maneras de pensar no habituales, cuyas bases o ideas que la componen coincidan con la percepción del fluir que ya han percibido otros.

El problema es que solemos creer que buscando esa inducción encontraremos la realidad, y no, nada más lejos de la realidad, es decir, esto no es una receta. Que quede claro, la inducción o sugestión no nos va a dar la percepción. La idea, simplemente, es que nos pueda acercar a un lugar desde donde sea más fácil para el pensamiento, dar un salto cuántico "espontáneamente", hacia una visión no lineal del tiempo, y ende también del espacio. Dicho de otra manera, si estamos con el pensamiento habitual, preocupados, aferrados a ciertas creencias limitantes, negando que el fluir de la vida es mágico, pues, entonces, nunca podremos experimentarlo. En cambio, si permito que mi pensamiento deje espacio, es más fácil que puedan prosperar otras realidades.


"UNKIDO EN CASA": Meditaciones, Posturas y Danzas UNKIDO KOMO. Ejercicios prácticos

Primer vídeo de la serie "Unkido en casa", en los que hablaremos del trabajo que venimos haciendo en Unkido. 

En esta ocasión os presentamos en qué consisten las Meditaciones, Posturas y Danzas terapéuticas Unkido Komo, con algún que otro ejercicio práctico.


jueves, 9 de enero de 2014

Somos Instrumentos de la Consciencia

Aunque lo siguiente podría aplicarse a cualquier terapeuta, voy a enfocar al "terapeuta alternativo", que suele no tener una formación académica, y que por lo general, es un autodidacta. Vamos a hablar de un terapeuta que puede trabajar con cuestiones que tienen una raíz emocional, aunque el paciente presente síntomas físicos. Extensivamente, esto también es aplicable a profesores de disciplinas del despertar de consciencia.

El problema general del autodidacta es que aunque pueda tener soluciones únicas y una gran intuición para determinados asuntos, puede también carecer de conocimientos elementales que lo hacen caer en ciertos errores que resultarían básicos para otros con formación académica. Es decir, estamos hablando de la falta de referentes como el asunto de fondo. 

En este punto es bueno aclarar que hace mucho tiempo que trabajo con terapias de las llamadas "alternativas" y aunque he tenido muchos profesores y varios terapeutas como referencia, considero que mucha de mi experiencia es también como autodidacta.  En fin, que entendiendo la situación, y habiendo superado lo que yo creo son algunos errores típicos, simplemente quiero compartir lo que pienso de este tema, lo que creo he aprendido, con el fin de que pueda servir a otros en la misma situación.



Cuidado con los Vampiros

Uno de los problemas típicos es que se hace evidente la "necesidad" del terapeuta por ayudar al otro. Psico-lógicamente, es muy natural comenzar así, hasta que haya una toma de confianza en la energía universal y de que somos simplemente un instrumento. Cuando terminamos de entender esto, podemos ser parte de un plan cósmico. -cosmos es orden, armonía-. Mientras tanto hay un aprendizaje espontáneo y lógico. Es decir, en parte, hay que ver esta necesidad como algo normal, hasta poder confiar. Tengamos en cuenta que gran parte de la actuación de este terapeuta, depende mucho de su intuición y de su propia experiencia. 

Sin embargo, también suele pasar que detrás de aquella necesidad natural por experimentar, se esconda una actitud patológica. El ego intenta "ayudar" a otros para olvidarse de uno mismo. Es un truco del ego, que genera un arquetipo al que suele referirse como ego espiritual, o bien, síndrome del gúru. La situación nos impone la necesidad constante de aprobación externa, de la que podemos ser esclavos. 

Hablamos de una necesidad de dar "sin medida", que tiene una correlación con pacientes que también "necesitan" de la misma manera, de la figura del "terapeuta mago", uno que solucione todos sus problemas y pueda estar siempre a sus servicios. Entonces, ambos egos se encuentran, por supuesto, y la retro-alimentación puede ser infinita. Y como es un ego que sustituye al yo espiritual, puede generar verdaderos desastres energéticos. 

Cuidado, porque hay mucha gente que va pasando de terapeuta en terapeuta, escapando de ellos en el momento en que aquel señala un solución, o cualquier situación amenazante para aquel ego que no desea mirarse, ni asumir nada. Hablamos de una relación tóxica, donde el terapeuta puede ser "vampirizado" por el paciente, y aquel puede crear una dependencia con el terapeuta, como si fuera con una droga. 

Dibujo digital de José Eduardo Mataloni Reé
De acuerdo a un Curso de Milagros, este terapeuta todavía no es un verdadero terapeuta, porque no se ha sanado a si mismo, y específicamente, a su "necesidad de ayudar". Si has vivido o estas viviendo una situación semejante, no quiero decir con esto que debes abandonar esta actividad, sino simplemente, dónde enfocar tu consciencia, para ser un mejor instrumento de la voz universal. Es cuestión de afinar la vibración para sintonizar cada vez mejor.


Accidental no es Casual

El Accidente nunca es una casualidad. A menudo, nos escondemos detrás de esa aparente coincidencia que nos deja "libre de pecados" para no ver la emoción (o la BioNeuroEmoción) que está expresándose. Como veremos, muy probablemente para esconder una culpa, o un programa de culpa que no queremos asumir. 


El tema que el accidente no sea sea sinónimo de casualidad no debe tomarse a la ligera, ni ser pasado por alto, porque abre el panorama hacia todo lo que la mente subconsciente puede hacer para comunicarse con la parte consciente. Cuando nos damos cuenta de ello, normalmente resulta algo fascinante. Nuestra intención hoy es simplemente, ir armando un puzzle para poder comprender qué nos quiere decir en cada oportunidad nuestro inconsciente con un accidente. Vamos a armar los cimientos de esa posibilidad. El diálogo con el inconsciente es más que necesario y sano, y como veremos, un accidente es como un grito, una alarma de nuestro inconsciente para que la escuchemos y observemos, con la mente consciente, qué nos está pasando. 


Por cierto, también hay otro tipo de accidentes, los fortuitos. Por ejemplo, solemos descubrir cosas "por accidente", a veces cosas sumamente importantes. Sin embargo, hoy nos vamos a centrar en los accidentes del tipo culposo y vamos a tomar la siguiente consigna. Accidental, no es casual. 

Los datos son de un excelente libro, copio, pego y me despido hasta la próxima:
  
Ayyy!!!



EL GRAN DICCIONARIO DE LAS DOLENCIAS Y ENFERMEDADESDe JACQUES MARTEL.

ACCIDENTE



El accidente suele ser sinónimo de culpabilidad. Está conectado con mis culpabilidades, con mi modo de pensar y con mi funcionamiento en la sociedad. 

También denota cierta reacción hacía la autoridad, incluso varios aspectos de la violencia. Puede suceder que tenga dificultad en afirmarme frente a esta autoridad, a hablar de mis necesidades, mis puntos de vista, etc. Entonces “me hago violencia” a mí – mismo. 

El accidente indica una necesidad directa e inmediata de pasar a la acción. La necesidad inconsciente de cambio es tan grande que el pensamiento usa de una situación extrema, incluso dramática para que tome consciencia que debo probablemente cambiar la dirección que actualmente estoy tomando.  

Es una forma de auto – castigo consciente o inconsciente. La parte del cuerpo herida durante el accidente habitualmente ya está enferma o debilitada, bien por una enfermedad, una dolencia, un corte, una quemadura o cualquier predisposición a los accidentes. El accidente me permite observar esta debilidad haciéndola subir a la superficie. 

El accidente también es mi incapacidad a verme y a aceptarme ¯© tal como soy. Ya que soy responsable al 100% de mis actos y de mi vida entera, puedo explicarme más el porqué me he atraído tal forma de accidente

_¿Atraído, dice Usted.? 

_Sí, porque todo esto viene de mis pensamientos más profundos, de mis “patterns” o esquemas de pensamiento de infancia. Es muy posible que me atraiga castigos si, hoy, tengo la sensación de hacer algo y de no estar correcto. Exactamente como en mi infancia; me castigaban cuando no estaba correcto. Está esto grabado en mi mental y es tiempo de cambiar mi actitud. El lado “moral” del ser humano lo lleva a castigarse si se siente culpable, de aquí el dolor, las aflicciones y los accidentes. Es capital saber que puedo sentirme culpable en una situación cualquiera si y sólo sé que hago daño a otra persona. En todas las demás situaciones, soy responsable pero no culpable. Debo recordarme que soy mi propia autoridad (en el sentido de individuo). Necesito tomar mi lugar en el universo. Debo cesar de hacerme violencia. 

Como ya lo escribí anteriormente, el accidente está vinculado a la culpabilidad y ésta, al miedo con relación a una situación. El miedo a no estar correcto se percibe frecuentemente bajo el aspecto de la culpabilidad en vez del de la responsabilidad. Frecuentemente el accidente me obliga a cesar o frenar mis actividades. Sigue algún período de planteamiento. 

Manteniéndome abierto y objetivo con relación a mí – mismo, descubriré rápidamente la o las razones de dicho accidente. ¿Perdí el control de la situación? ¿Es para mí el momento de cambiar de orientación ? ¿Tengo dificultad en escuchar los signos interiores o mi intuición, de tal modo que me atraigo un signo radical en el plano físico? ¿Observé cómo se produjo el accidente? ¿Cuál era mi estado antes y después? Es muy importante volver a ver las condiciones que rodean el accidente; analizo las palabras usadas y tomo consciencia que ponen en evidencia lo que vivo en el momento del accidente. Observo todos los signos y símbolos de esta situación (accidente) y escucho mi voz interior para encontrar una solución que me evitará probablemente empeorar todo esto. La predisposición a los accidentes es un estado que se produce durante una relación conflictiva con la realidad, la incapacidad de estar plenamente presente y consciente del universo tal y como se presenta a mí. Es como si quisiera estar en otro lugar. Estoy desconectado de lo que sucede alrededor mío, quizás porque encuentro mi realidad inaceptable o difícil de vivir. Necesito estar mejor conectado sobre mí – mismo para descubrir mi seguridad y mi confianza interiores.

Taller de Autoconocimiento, Creatividad y Meditación Unkido (Presencial en Ávila y on line)


Curso de Posturas, Meditaciones y Danzas Terapéuticas Unkido Komo




































En Ávila, a partir del próximo día 30 de Enero, todos los Jueves a las 20h durante un mes, haremos el Curso de Primer Nivel de Meditaciones, Posturas y Danzas Terapéuticas Unkido Komo.

Se trata de unos movimientos inspirados en los Ideales de Vida Reiki, con los que trabajamos la relajación, el conocimiento de las emociones y su relación con el cuerpo y con los síntomas.

Para la versión on line de este curso, dada la dificultad de explicar la Danza por videoconferencia, nos centraremos en las Meditaciones y las Posturas.


martes, 7 de enero de 2014

Un sueño soñaba anoche

Activemos nuestra capacidad de resonancia para poder ver cuestiones que están más allá. Partamos de un presupuesto con el que trabajo cotidianamente: cuando nos relajamos, somos más permeables a las energías cósmicas que cuando estamos cerrados como piedras. En realidad, es una realidad muy simple, muy natural, y tiene una lógica, o mejor dicho, una bio-lógica. Convengamos poner un pié en este punto, entonces, al relajarnos nos hacemos más permeables a las energías del entorno. Aquí tenemos una influencia "nueva" para el organismo (digamos cuerpo, mente y espíritu), que ha estado oculta de aquella vibración.

Por otro lado, el proceso de relajar el organismo es un arte, puede llevar toda la vida, de hecho, yo creo que es así, hasta el último suspiro. Vamos a un problema puntual: al salir del cubo del hielo que nos somete la tensión es normal sentir dolores, expresar procesos emocionales, o bien, darse cuenta de determinados asuntos personales que causaban la tensión, y encontrarle una solución satisfactoria, o sea, sanar. 

Sobre estas bases, vamos a plantear una experiencia. Tomemos esto simplemente como un ejercicio para la percepción que tenemos de la realidad. 

Cuando soñamos nos sentimos dentro de un paisaje determinado, aparecen personales, situaciones, etc. En el sueño creemos que ese es nuestro entorno, que está fuera. Cuando despertamos, en realidad, sabemos lo que hemos estado viendo es la representación de nuestro inconsciente. Algunos que manejan el plano astral, pueden ser conscientes de que están soñando mientras les sucede. Vamos a tomar esta idea para aplicarla a la realidad que llamamos consciente. Es decir, supongamos que nuestra realidad es como un sueño, pero como aquellos que manejan la cuarta dimensión en sueños, despertemos en esa realidad, y tengamos en cuenta que lo que vemos es la representación de nuestro inconsciente. Suponer, imaginar y sentir aquí son la misma cosa. Siente, juega como un niño a que tu realidad es un sueño durante un buen rato, sin esperar nada. 
Gracias Nina por Ser
Y el último paso es saber que si esta realidad es soñada, la tensión también es un sueño, y sencillamente, cambiar el sueño, o bien, la creencia de fondo que sostiene la tensión.  

Sueña que eres libre, en todo sentido...

Bucle Temporal

Soy un comediante, estoy hablando en público, y en cierto momento, digo algo que suena muy extraño, y esto crea sospechas sobre mi persona. Me doy cuenta que he ido más allá del límite, que incluso a mi me ha sonado real la falsa información y pretendo subsanar el discurso. 

Aunque intento dejar en claro que lo que dije era una especie de broma, la gente sigue sospechando de mí. Cuánto más lo intento y me esfuerzo, la gente duda más de mí. 

Al poco tiempo, pierdo mi trabajo por ser sospechoso, temido, o bien, denostado. Continuo cuesta abajo hasta que llego al final de mis días y allí, me dan la opción de poder continuar desde aquél punto donde la dije la broma pesada. 

Esta vez improviso otra cosa, digo que aquello lo dice otro, pero el disimulo crea aún más sospecha que la anterior aclaración, y nuevamente el futuro se torna negro, llego al final de mis días, (esta vez en menos tiempo), pero, nuevamente me dan la opción de regresar. 


Y así se repiten los intentos, uno tras otro, muchos para mi gusto. Hasta que por fin, en una vuelta, digo que así como yo soy sospecho y he creado la duda, todos lo somos cuando dudamos, pues, la duda es contagiosa. Cuando lo digo, por fin lo comprendo y esto logra que me salga del bucle temporal. Ahora vivo sin miedo, sin prestarle atención a ningún tiempo lineal.

lunes, 6 de enero de 2014

El Loco

Mientras dormía y jugaba en el sueño, un espíritu azul que se disfrazaba de felino, me susurraba unas palabras en los oídos. 

Me las decía como para explicarme el juego que yo jugaba, sin embargo, era consciente que el espíritu hablaba de la vida. 

Esa "coincidencia" era más que una simple diversión, pues en forma lúdica, "gravaba" en lo más profundo de mi subconsciente, aquello que las palabras decían a lo más sutil de mi ser. 

Sólo puedo compartir algunas ideas, que sólo he tratado de poner discretamente, pues, la belleza original no puede sino perderse en la forma escrita, aunque vibre en algún lugar de mi corazón. Por eso te pido que más que leerme, procura sentir:



"Sólo se necesita que no sepas nada en cada nuevo momento. Este es el gran secreto del juego. En realidad, es un truco: dejar a cada momento todo atrás." 

"Es como volverse loco para el mundo, para lo establecido, aún en tu interior. Pero de no dar la espalda al mundo, no podrás saltar, ni ver nada nuevo, porque sólo estarás estático, mirando hacia el pasado." 

"La inercia repite el pasado, y somos atrapados por él. Sólo el loco pega la media vuelta y así, crea un futuro, que no es ninguna inercia del pasado, lo nuevo." 

"Tú eres el loco, o mejor dicho, tú ERES cuando eres el loco. Esta es una gran realidad, porque sólo el loco, al ser nuevo a cada momento, puede conocer los secretos universales. El secreto, lo que revela lo nuevo está preservado en el presente, momento a momento. Cada momento es único, nuevo, y por ende, milagroso. Puede desapegarse del pasado, y crear nuevos alternativas. Esto no es una simple teoría." 




Por cierto, en el sueño podía flotar al ras del piso, deslizándome por la habitación donde estaba soñando, como pegando grandes saltos. Cuando quise darme cuenta de lo que hacía, vi a otros que hacían lo mismo.

Por suerte, hijo, dijo el espíritu azul al final, ni tú, ni yo somos los únicos locos... 

Me desperté algo sobresaltado aunque contento, sin terminar de darme cuenta lo que había pasado. De eso, en parte, es de lo que se ha encargado la palabra. 


domingo, 5 de enero de 2014

El Mago



Cuando lo has olvidado, cuando menos lo esperas, cuando más lo necesitas, pasa algo y dices, "esto pasó por arte de magia". En ese momento puede que no te des cuenta, sucede luego la toma de consciencia, cuando lo piensas y lo compartes, que ves lo improbable que ha sido. Una tenue pero clara emoción te embarga.


No olvides que el mago aparece cuando más lo necesitas, cuando menos lo esperas, cuando lo has olvidado.  


Consultas de Tarot terapéutico (presencial y on line por Skype)
 http://unkidosalud.blogspot.com.es/p/clases-y-cursos.html

sábado, 4 de enero de 2014

El Ángel

El Ángel

Emprendí la marcha a toda prisa, como si estuviera loco. Las palabras del anciano habían inquietado mi mente. Entonces, pasaron a mi lado una mujer y un niño, y la mujer le decía: "no temas hijo, yo siempre estaré a tu lado". Esas palabras resonaron en mi, me di vuelta para observar a la mujer y al niño, pero el resplandor del sol sobre el escaparate de una vidriera me encandiló los ojos, y en vez de la mujer, creía ver un par de alas. De repente, alguien que venía del otro lado, se topó conmigo. Era una joven mujer, disculpa le dije, y ella sonriendo, no dijo nada pero con un sólo gesto expresó que ella también "venía volando". Unos cincuenta metros más allá, tuve la sensación de que la madre y la joven eran la misma persona, o al menos eran curiosamente parecidas. Entre tantas "distracciones", olvidé mi inquietud, recordé a mi ángel y me sentí protegido.

Consultas de Tarot terapéutico (presencial y on line por Skype)
 http://unkidosalud.blogspot.com.es/p/clases-y-cursos.html


El Ermitaño

El Ermitaño

Debo reconocer, dijo el anciano, que aún temo al hablar de esto, pues, la garra de la bestia está en su apogeo. Aunque su apogeo es también su final, que no su muerte, y es que sólo puede llegar hasta comerse a sí misma, a su propia cola. Y cuando se fagocite a sí misma, que poco falta, su reino estará desvanecido, aunque hoy presuma de lo contrario, y antes de caer aún pueda vencernos en alguna batalla. Conserva tu luz hijo, y ve con cuidado, aunque sin miedos, que la victoria la llevas dentro. 

Consultas de Tarot terapéutico (presencial y on line por Skype)
 http://unkidosalud.blogspot.com.es/p/clases-y-cursos.html

viernes, 3 de enero de 2014

El ángel Unkido


Muchas personas nos preguntan “¿qué es Unkido?”, y la verdad es que siempre me cuesta responder, porque creo que en las palabras no va nunca la belleza y la amplitud de aquello que nombran (y lo digo yo, que soy escritora... ejem). Puedo explicar que Unkido es un compañero, una herramienta para aquellas personas que están sintiendo que quieren investigar en sí mismas.

También puedo explicar que en Unkido hacemos un yoga muy original, que se inspira en los movimientos de la naturaleza, que hacemos Reiki fomentando la inspiración de la persona, o que hacemos danzas terapéuticas, todo ello encaminado a encontrar la armonía que fluye por nuestro cuerpo, a sentir la vida más profundamente, a sentir cada segundo, a potenciar la pasión por vivir.

También puedo contar que enseñamos las relaciones que existen entre las emociones y los síntomas del cuerpo, que trabajamos con sesiones sobre estos síntomas, con resultados que nos siguen sorprendiendo. Puedo contar que aplicamos la Meditación a cualquier movimiento diario, que trabajamos para ejercitar la Creatividad, que proponemos ejercicios sencillos, y que, sobre todo, nos gusta disfrutar, sentir la alegría de hacer lo que a uno le apasiona, y poderlo compartir con la gente especial y maravillosa que se está acercando a nosotros.

Sin embargo, esta mañana, viendo este dibujo que José hizo hace mucho tiempo, he sentido que era la mejor respuesta a la pregunta ¿qué es Unkido?. Este dibujo es el espíritu de lo que siento cuando estoy trabajando con una persona, o con un grupo. Es el espíritu de esa inspiración que viene, que desconozco su origen, y que me hace disfrutar tanto lo que hago. Algo que genera una atmósfera radiante y que envuelve lo cotidiano en algo muy presente. Algo que, evidentemente, no es uno mismo, y que se activa con la presencia de todos aquellos que nos acompañáis cada día.

Este espíritu, este ángel, o como queráis llamarlo, es esa inspiración...

jueves, 2 de enero de 2014

Es ideal olvidarse de lograr el ideal

I
A menudo cuando me siento a escribir una nota, no sé qué voy escribir. Sin embargo, cuando siento el impulso y puedo seguirlo, en esos momentos salen las mejores notas. El intelecto no se encarga de la idea, sólo de la forma, de la legibilidad y poco más. La idea fluya desde algún otro rincón de la consciencia. Desde ese espacio desconocido, al que sólo se puede acceder sin saber nada previamente. Esto permite lo nuevo, lo que no puede venir de la memoria. 


II
En estos días de principios de año, de cambio de ciclo, es muy normal ver cantidad de pronósticos, por ejemplo, en las redes sociales, en libros de ocasión, etc. ¿Para que necesitamos saber antes lo que nos va a ocurrir? Y si como sugiere la física cuántica, el observador ve lo que quiere ver, ¿acaso no estamos influenciando nuestro futuro con el riesgo de ponerle un techo? 

La respuesta a esas preguntas, no son simples, ni unívocas. Dependerá también de nuestro estado interior. Si las programaciones automáticas de nuestro subconsciente, están esperando una pobre realidad, pues, la profecía puede ser un medio para lograr sacar el subconsciente, de esa especie de ostracismo, o lugar oscuro donde se ha metido. Si la expectativa es muy negativa, no veríamos lo bueno, no prosperaría, o directamente, no sucedería nunca. Entonces, como un bálsamo, puede alguien necesitar de un buen pronóstico. De esa manera, de hecho, está transformando su expectativa subconsciente y por consiguiente, su futuro, en el presente contínuo.


III

Sin embargo, no saber, realmente no saber, no esperar, bien soltar hasta llegar a no tener ninguna expectativa, nos abre "el techo", el límite que pone la mente y el pensamiento,  (y me refiero tanto a la visión negativa, como a "la positiva"), entonces, sólo entonces, lo nuevo, lo inesperado y lo espontáneo puede ocurrir. 


IV

El espíritu es luz, nosotros podemos ser transparentes. Es un ejercicio constante, incluso afligirse por alcanzar ese estado hace más complejo sentirlo, alcanzar el ideal. 


V
Es ideal olvidarse de lograr el ideal, sin olvidar el ideal. 

miércoles, 1 de enero de 2014

Paradoja del Ego ante lo Desconocido

Lo desconocido de José Mataloni
Presupongamos una situación donde tenemos que ir hacia lo desconocido para solucionar un problema existencial o cotidiano, pues, lo conocido, no ha podido darnos una respuesta. 

Sin embargo, vemos que nos cuesta ir hacia dónde no conocemos. Queremos tener un mapa, una guía, un ritual, algo o alguien que nos diga a qué lugar vamos a dirigirnos si vamos hacia lo desconocido. 

Esto es una de aquellas cuestiones paradójicas que muestra el ego, pues siempre se muerde su propia cola. Claro está, lo desconocido no puede conocerse previamente, si realmente queremos sea algo desconocido. 

Esto no es un simple juego de palabras, pues, de ello depende que realmente uno tenga una experiencia directa o sea un simple teórico de lo que no conoce.


Unkido