Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

Sí, me confieso: no soy perfecto

Uno de los mayores impedimentos con los que nos encontramos las personas que hemos bebido mucha “literatura espiritual”, es que nos creamos una imagen de lo que es “actuar con el corazón”, o actuar despierto, o iluminado...etc.Tú sabes, porque lo has leído en Krishnamurti, o se lo has escuchado a Mooji, o a Osho, o a Eckhart...etc. cómo es una persona que se mueve por el corazón, y después de la lectura te encuentras con tu “yo”, con tus enfados, con tus tristezas, con tus manías...etc. Y constantemente estás tratando de parecerte un poquito más a la imagen de perfección que tienes en tu mente. Te autoexiges y exiges a los demás que también sean así, porque ése es el camino de la perfección. Entonces entras en una agotadora rueda de la que solo se puede salir: ACEPTANDO. Ninguno de los iluminados que has leído era “perfecto”, tú tampoco. Todo ellos se enfadaban, lloraban, sintieron celos y dolor. Tú también.

Probablemente ves en tu interior un nudo de ira no aceptada porque no encaja c…

La trampa del tiempo

Imagen
Muchas veces dejamos sensaciones internas, preocupaciones...etc. al “tiempo” como encargado de resolverlo. Nos decimos: “con el tiempo se irá”. Últimamente hay una trampa añadida que es: si estoy viendo cómo mi conciencia se hace cada vez más despierta, entonces, de aquí a que tenga que afrontar determinado reto, ya no tendré problema porque lo veré con otros ojos”. Es precisamente a esta última apreciación a la que le afecta “la trampa del tiempo”.

Especialmente para las personas que están trabajando internamente en este cambio de percepción, les puede suceder esto. Entonces se encontrarán que, si no trabajan ese tema “ahora”, el tema aparecerá, por muy “primario” que sea el tema, y por muy “evolucionada” que yo sienta mi conciencia. Y me diré: “¿cómo puede ser que esté viviendo otra vez esto? ¿he dado marcha atrás?” Definitivamente NO, no has dado marcha atrás, es simplemente que, como todo el tiempo es AHORA, si una energía no es observada “ahora”, se tiene que proyectar en lo que…

Felicidades Hamer

En el día del cumpleaños del doctor Hamer, solo puedo sentir agradecimiento.

Hace ya dos años que tuve que enfrentarme muy de cerca con el cáncer, y ante la desesperación que (muchas personas igualmente habrán sentido) se despierta ante lo inevitable, ante lo desconocido, apareció, como sucede con las cosas verdaderamente importantes, de forma inesperadamente sincrónica, la información que daba el doctor Hamer al respecto de esta enfermedad.

A partir de ahí la sucesión de informaciones, el inestimable aporte de Antonio Tagliati (podéis encontrar sus vídeos en Youtube), que tuvo la encantadora deferencia de explicarme detalles concretos y escuchar el caso que me ocupaba, el encuentro con la Bioneuroemoción y con tantas otras investigaciones que no dejan de aportar significado a lo que en principio nos parecía un “amargo destino de la vida”, no han hecho más que poner luz en donde antes estaba oscuro.

Para los que aún no lo conocen: https://www.newmedicine.ca/spanish_intro.php
GRACIAS

TALLERES DEL SOLSTICIO DE VERANO EN UNKIDO, en Ávila

Imagen

¿Cuáles son los bloqueos que nos impiden llevar adelante un proyecto, o nuestro fluir ecómico?

La ciática (Diccionario de las enfermedades de Jacques Martel)

Imagen
"El nervio ciático empieza en la parte lumbar (parte inferior de la espalda) de la columna vertebral; atraviesa la nalga, el muslo y la pierna y baja hasta el pie. El dolor sentido me paraliza. Puede que el dolor se manifieste más en una pierna que en otra. Entonces estoy preocupado financieramente. Si mi pierna derecha está afectada, quizás es porque tengo miedo de carecer de dinero y de no poder hacer frente a mis responsabilidades en lo que a mí respecta. Si el dolor se sitúa en mi pierna izquierda, mi falta de dinero puede intensificar mi sentimiento de no poder darlo todo, en el plano material, a la
gente a quien amo. Temo que su amor para mí esté afectado. Me hago ilusiones, me creo muy espiritual y desapegado de los bienes materiales (una especie de hipocresía). Sin embargo, el miedo a carecer de dinero me persigue y me vuelve muy ansioso. Trabajo mucho, tengo grandes  responsabilidades y, a pesar de todos mis esfuerzos, siento a pesar de todo ciertas dificultades financier…

UNKIDO EN CASA: Ver el error, la autoexigencia

¿Qué van a decir de mí? ¿qué van a pensar de mí?...

-"¿Qué van a decir de mí? ¿qué van a pensar de mí?"
- Solo por hoy... no te preocupes

- "¿Y si mañana no tengo suficiente? ¿Y si no llego a fin de mes?"
- Solo por hoy... no te preocupes

- "¿Y si hago lo que mi corazón me pide hacer y fracaso? ¿y si me equivoco?"
- Solo por hoy... no te preocupes

- "Pero ¿y si por no preocuparme me sale todo mal?"
- Solo por hoy... no te preocupes


Pequeños detalles que ayudan mucho

Imagen
La pequeña y encantadora "rosa de pitiminí"
Una práctica muy efectiva en la vida cotidiana es entregar las tareas del hogar al sentir del corazón. Antes de hacer cualquier cosa, unos segunditos para interiorizarnos, quedarnos en aquel lugar interior neutral, de paz, y a partir de ahí, actuar. Si antes de actuar estamos acompañados de preocupaciones y cargas, el resultado será acorde a ello; pero si vamos ligeros... ¡comprueba el resultado por ti mismo! y si quieres, compártelo con nosotros.

Ayuda

Todo esfuerzo dedicado a cambiar la opinión de otro, las actitudes de los demás, con un interés personal, es origen de dolor. Si quieres ayudar, observa en tu interior aquella parte que es común a todos, y actúa desde allí, o simplemente... quédate allí...

"Mente cotidiana" y "Mente wifi"

Nuestra “mente cotidiana” es un producto de experiencias y “programas” que traemos desde siempre: incluye nuestra educación, la memoria de las experiencias, la herencia del comportamiento de nuestros ancestros...etc. Los pensamientos que proceden de esta “mente cotidiana” son siempre del mismo tipo: son pasado. Todos tenemos un programa de comparación que nos hace vernos en función de lo que podríamos ser en el futuro, de lo que podríamos haber sido, o que nos hace sentirnos mejores o peores que los demás. De este programa de comparación nace la sensación de escasez, de necesidad, de “no tener lo suficiente”. Este programa pertenece a la “mente cotidiana”.


Esta “mente cotidiana” anda siempre dando vueltas entre unos límites, que son los que imponen los programas.Todas las fuentes maestras de la historia nos vienen diciendo que dejemos de darle energía a la preocupación, a las ideas que proceden de esa fuente cotidiana; pero una de las barreras que nos ponemos para comenzar…