viernes, 23 de enero de 2015

La libertad está ahí, antes de cualquier elección





"Tienes miedo a equivocarte, y te agarras a las imágenes y actitudes con las que consideras que no te equivocas.

Empleas tu energía en elegir el camino correcto, y en descartar el camino erróneo. En “hacer” lo necesario para alimentar una imagen de ti mismo siempre sentado en el sillón adecuado. No te gusta sentir que te equivocaste, te avergüenzas y huyes de esa sensación.

Tus pensamientos se atan entre sí, se cortan los unos a los otros, se descartan entre sí, pelean entre sí, se juzgan entre sí. Y “tú” quieres controlar esa orgía a la que no has sido invitado. Eliges constantemente entre un pensamiento y otro, entre una reacción y otra, y esa elección es, precisamente, tu esclavitud.

El libre albedrío es elegir entre todas las opciones que se cocinan bajo el fuego de las “cargas”. Eliges una, le das tu creencia, le das tu energía y le das tu identidad. Peleas con el resto, quieres ocultar a las otras, te esfuerzas por la que apostaste, trabajas por destruir a las contrarias... Y después, una voz externa te grita lo que tanto esfuerzo dedicaste en ocultar, hasta convertirlo en “inconsciente”, de modo que pelearás también con ella para hacerla callar. Pero la vida te ha dado el más grande regalo: no te permite que te escondas de ti mismo. Así que, te muestra una y otra vez aquello de lo que huyes, te muestra una y otra vez que es la huida justamente lo que te hace sufrir. 

Permite que todas las opciones sean vistas, sin elegir la “correcta”, sin decantarte por la que crees que no te va a dejar en ridículo, sin descartar la que te avergüenza, sin cortar aquella en la que te sientes juzgado o herido. Deja que se expresen todas, como una fuente que brota libremente. Permite que el combustible que alimenta el control sea soltado, permite que circule la energía que, estancada, alimenta el control. Observa el agua sin querer manejarlo, sin intervenir en la gota que parece que me va a meter en problemas.

Permítete errar, y deja que la vergüenza, el miedo, la culpa y el error sean vistos. No los escondas de TI.

No elijas ninguna opción de las que se cocinan en tu mente bajo el fuego de las cargas. Si eliges una, estás cortando las demás, y mientras las quieras controlar, son ellas las que te controlarán a ti.

Es al revés, siempre fue al revés.

La libertad no nace del esfuerzo de elegir siempre lo correcto; la libertad está ahí, antes de cualquier elección"


Fragmento del libro "LOS FOTOGRAMAS INVISIBLES: La Economía en Convergencia", de Laura Fernández Campillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Unkido