lunes, 18 de abril de 2016

Andrógino

El NUEVO OBSERVADOR, el observador TOTAL, tiene los dos aspectos, el masculino y el femenino, fundidos o incluidos en uno solo. Estos aspectos, en esta alta frecuencia, se expresan como el poder del rayo (9), y como la sutileza de las ondas de mar (8). De manera semejante, los dos aspectos se traducirán hasta en los planos más densos del Ser, como fractales.

Experimentalmente entonces, vamos a sumar las dos perspectivas de las siguientes palabras, la masculina y la femenina, para poder entrever que, entre ellas, nace un tercer aspecto, uno más integrador, el aspecto andrógino. Así podemos, de alguna manera, acercarnos, desde lo que podemos leer, al NUEVO OBSERVADOR.


Entre la “O” (16), de la desinencia de la versión masculina de la palabra, y la “A” (1), con que finaliza la versión femenina, hay 15 unidades de diferencia. Es decir, en el medio de ambas, hay una relación entre el plano 1, sumado a una lógica (5). Recordando también que la letra 15, en español, es la singular Ñ, que estará en forma invisible, y que la frecuencia que trasmite 15 representa la salida del diseño (14) humano, según nuestra lectura.
Y ahora, si sumamos ese 16 del masculino más el 1 del femenino, obtenemos 17, es decir, la conexión entre el desdoblado y su origen. El andrógino, por tanto, contiene la totalidad.

Lógico
12+167+9+3+16= 63
El potencial (6), de la mente (3), es relacionarse con lo lógico. Esa es su impronta masculina.

Lógica= 48
En cambio, la expresión femenina de la palabra, expresa más “cintura”. Entonces, de hecho, se ve que el cuarto plano está en torsión (8).

Ambas suman, pues,
63+ 48= 111
Señala a la totalidad del plano uno, pero también podemos interpretar 111, con mayor riesgo de error, como un fractal que señala a los tres personajes de nuestras distintas identidades, pudiendo las tres, actuar en igualdad, y en el plano más concreto.

Además, podemos entender también, algo poéticamente, que los observadores de la palabra lógico y de la palabra lógica se encuentran o se casan, en plano 1."

Fragmento del libro "El Nuevo Observador"
de José Mataloni




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Unkido