martes, 3 de mayo de 2016

Las Sirenas

Cuando cambiamos el observador o la perspectiva desde donde vemos, la química del cuerpo se revuelve, y esto es un transito que resulta, aparentemente, insoportable. ¡Tengamos en cuenta que estamos mutando pensamientos que tienen miles de años! Nuestro cuerpo, y nuestros pensamientos y emociones, están acostumbrados a funcionar de una manera y de repente le cambiamos ese antiguo observador desde donde partía, por otro, que genera una química totalmente nueva. Por eso, es natural que durante el proceso nos sintamos mal y estemos muy cambiantes. No tengo ninguna receta para este transito, sola la idea de establecer en enlace con ese nuevo observador, para aferrarnos a él, como Ulises se aferró al mástil del barco, para no caer en el embrujo de los cantos de las sirenas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Unkido