miércoles, 29 de junio de 2016

"Corona de espinas" NEURO-LÓGICA






Referenciarse al diseño es la cosa más fácil del mundo, porque al estar insertado en la identidad de uno como PROPIO, uno puede tener la sensación de elegir, de libre albedrío, de auto-referencia, cuando hay mucha identificación con el hecho de que YO soy ese diseño, así que, hago lo que quiere ese YO, hago lo que me da la gana a mí, sí, pero ¿soy ese MÍ?

La cuestión es que en las profundidades de ese YO tenemos una especie de “corona de espinas” que es el pensamiento que nos CONDICIONA, y que hace que tengamos la ilusión de percibir que somos libres de elegir lo que en realidad nos está condicionando.

La corona de espinas de “Dios” en 4, está custodiada por la CULPA=55, que cierra o abre el acceso a este plano. Así, la persona que tiene ese círculo muy bien atado en su inconsciente, limitado por las condiciones o leyes de Dios, cuando hace algo que se sale de esos límites siente CULPA. Si no funcionalizo esa carga qué sucede?, digamos, si la cargo. Entonces, la gestiona 4, de modo que ahí tenemos la cooperación de Dios y el Diablo en planos más abstractos. (Recomiendo altamente la serie “Lúcifer”, muy ilustrativa en este sentido)

Todo lo que se sale de la Ley de Dios, lo CASTIGA el Diablo. Así, a quien siente culpa, esa culpa no funcionalizada le abre tiempo para experimentarla, de modo que proyecta un CASTIGADOR, que es el “trabajo sucio” que el Diablo le hace a Dios, personificándolo.

Digamos así, que algunos somos CREYENTES INCONSCIENTES aunque en nuestro consciente creamos no serlo, porque esas tablas de la ley se imprimieron los mandamientos.

Otra cuestión es que esa corona de espinas es una copia de las Leyes del Origen. Ante la sensación de ausencia de mi origen, plano 4 hace una copia de lo que me pertenece en esencia: armonía, amor, ausencia de conflicto, desapego material...etc.

Entonces, cuando copia, por ejemplo, el desapego material, lo que da como resultado es pobreza. A menor auto-referencia, o mayor corona de espinas, más pobreza, ya sea concreta, ya sea porque lo que tengo tengo miedo a perderlo, pues la corona no me deja ver los potenciales que me ofrecen lo que necesite en cada momento. Digamos, generalizando brutamente y con todo su margen de error para que se entienda, que el rico nos parece “malo” porque coloca la corona de espinas en otros, utiliza los valores para obtener su propio beneficio, y el “pobre” nos parece bueno porque la porta, ES los valores.

Una persona que se deja operar por el vacío va SOLTANDO todos sus bienes y sus apegos a ellos desde el abstracto, lo cual no te hace necesariamente pobre en el concreto. Una persona que se deja operar por el vacío va observando el diseño lógico que opera en el DESEO (50), y al ver sus límites y lo que lleva consigo, va soltando los deseos de forma natural, sin reprimirlos; sin embargo, desde la copia, se trata de REPRIMIR el deseo, dejando en un caldero los instintos que se salen del diseño. Y así con todo. Tenemos una Ley de Dios que trata de ser un sustituto en ausencia del Original, que se fue de vacaciones y alguien tenía que suplir la vacante.

De modo que ahora, a medida que vamos viendo nuestra corona de espinas, ésta se va “desactivando” neurológicamente, literalmente, se va desconectando la espina-pensamiento condicionante, de los circuitos de mi identidad, y dejando cada vez más espacio para que ésta se pueda conectar a la lógica.

lunes, 27 de junio de 2016

Parejas a presión: la olla de los principios



En este tiempo de torsión de principios universales femenino y masculino, izquierda y derecha, el concreto de las parejas se ve afectado, obviamente, por lo que está sucediendo desde niveles más abstractos de la consciencia.

Es importante tener una mirada, por tanto, más abstracta de este conflicto que se manifiesta en el concreto, porque lo despresuriza mucho y nos permite vivirlo con más oxígeno; mientras que si trato de buscar causas, soluciones mentales, me asfixio.

Izquierda y Derecha, como Principios, se tomaron, digamos, unas vacaciones por la distorsión a modo de experiencia, “fuera del paraíso”. Se comieron la manzana de dejar la pregunta abierta y de ponerle respuestas acomodadas a la experiencia evolutiva que iban encontrando “fuera del paraíso”. Hasta que llegó la hora de cerrar ese espacio-tiempo de experiencia, y aquellas respuestas del intermediario que se dieron en el tránsito, ya no sirven.

Las respuestas a las preguntas abiertas en el tiempo, estaban basadas en un diseño que no tiene las respuestas originales, así que, el pobre chico ha hecho lo que ha podido con lo que le dieron.

La cuestión es que, cuando se abren las preguntas en el plano del intermediario, cuando entran a funcionar los valores, el ser correcto...etc., entra entonces un diseño para la mujer, sobre cómo debería ser; y un diseño en el mismo aspecto para el hombre. Estos diseños tienen características diferentes según el país, educación, ideología, entorno...etc., o sea, cambia el escenario, pero el guión de la película siempre es el mismo, con sus más y sus menos.

Ahora ese diseño que respondía a ¿cómo hacer las cosas bien?, ya no sirve. Y por supuesto, para acomodarnos a ese diseño, tuvimos que dejar en una olla bien cerrada todos los instintos y toda la VERDAD incómoda que transgredía ese diseño. La cuestión es que la olla del espacio tiempo ahora está a presión, y requiere que sea abierta y vista toda esa “comida podrida” que dejamos sin cocinar.

Esa “mala pareja” que soy, sale de forma irremediable a la luz. La buena noticia es que si la asumo en el abstracto, oxigena muchísimo el concreto de la pareja. Si me asumo los INCONFESABLES de la pareja, destapo la presión.

Si empiezo a asumir que masculino y femenino peleaban y competían con sus diseños, pero que ahora tengo la opción de dejar que mi diseño mute a través del otro, entonces, ese 8 que antes me llevaba a un nudo en 4, ahora puede empezar a sincronizar mis propios principios internos.

En lugar de buscar cambiar al otro, o en lugar de DEFENDER MI DISEÑO para no ser la tonta/o de siempre, observo a mi diseño ofendido, irritado, sumiso, dañado...etc. y aprovecho la ocasión para que se pueda desmantelar. 

 Si puedo ver mi conflicto particular, al mismo tiempo en su conflicto global, tengo un poco más de oxígeno para dejarme atravesar por ello, en lugar de tratar rápidamente de intervenirlo para solucionarlo.

Me dejo afectar por el conflicto, y mi identidad se desmantela; defiendo mi diseño, y afecto YO al conflicto dando respuestas de intermediario, insuficientes y creadoras de más y más distorsión.

La olla a presión de la pareja es la OLLA=41 de un diseño apretando a un desdoblado que ya precisa respuestas originales. De modo que ir levantando la tapa nos ofrece un oxígeno más que aliviador.

Así, en algún momento uno puede en el concreto ir contando esos INCONFESABLES que antes escondía y ver el enorme enriquecimiento y el riquísimo y nutritivo guiso en que se convierten.

martes, 21 de junio de 2016

El Sacrificio

Desde el Sacrificio...
Siempre hablo para mí...
Te doy consejos para mí, te doy claves para mí, te digo cómo tienes-tengo que actuar...
porque hablo para mí...
Te rescato desde mi ahogo,
enlazado al sacrificio...
“Si te sacrificas, si te esfuerzas, si eres bueno, te será recompensado”, dijo Yahvhé,
Y lo dijo porque el hombre que recibía esa enseñanza “no veía”,
pero ahora ya vé...
Y se da cuenta de que el sacrificio, esa seña de hacer algo por el otro, de sufrir yo para que el otro esté feliz, fue un recurso evolutivo cuando el hombre “no veía”,
pero ahora ya vé...
Ahora, el recurso evolutivo empieza a ser visto como lo que fue.
El Sacrificio está en lo profundo de nuestra memoria,
vivo en nuestras células,
esperando una recompensa por el esfuerzo,
un resultado de "algo bueno" que compense mi dolor.
“Yo que hice todo lo que me dijiste, oh Yahvhé!, ¿por qué me das este resultado tan amargo a mis esfuerzos?, “Yo que hago todo por los demás, ¿por qué me das esta vida en recompensa?”
Así vamos viendo, poco a poco, nuestra propia trampa,
y vamos viendo que todo lo que hice por los demás,
en realidad, siempre, siempre, y en todo lugar...
lo hacía por mí...
lo hice por mí...
lo hago por mí...
El viejo dolido y encorvado que ya vé la trampa del sacrificio, se saca las piedras que portó sobre su espalda.
Camina ligero, pequeño hombre común, observa que las mochilas del sacrificio te las pusiste tú mismo, y ya no son necesarias.

lunes, 20 de junio de 2016

Observación lineal, y observación no lineal: los Puntos Ciegos

Los puntos ciegos de nuestra consciencia son aquellos que no podemos ver con ella, valga la obviedad de la aclaración. Mientras el punto ciego no molesta, aquello que no vemos, no ejerce interferencia, es decir, no los sentimos. El problema es cuando los puntos ciegos empiezan a presionar, justamente, para que puedan ser vistos. Entonces, empiezan a ser sintomáticos, o como diría la medicina, empezamos a somatizar en el cuerpo o  bien empiezan a afectar a la psicología. El punto ciego empieza con estos síntomas a ser evidente. Allí, la cuestión es que la identidad con sus respuestas conocidas, intenta “solucionar” lo que nos molesta, pero se encuentra que, en vez de solucionarlo, el punto ciego comienza a ser más evidente.

“Punto ciego” nos da 130, es decir, según sabemos, es una bisagra del plano mental. Empieza a manifestarse una pregunta, y como dije, aquello que hacemos desde la identidad, en vez de solucionar el tema en cuestión, en realidad, se hace más obvio, o más problemático, como he sugerido, crece, para que podamos permitir la respuesta.  

Por tanto, vemos que cuando la pregunta empieza a manifestarse, la identidad me va a dar respuestas, que son menos veloces que la velocidad del espacio-tiempo actual. Al decir que son menos veloces, quiere decir que, no solo no solucionan el problema, sino que pueden hacer más grande la interferencia, para que pueda ser vista de raíz. A medida que vemos esta carencia de las respuestas del intermediario, dejamos espacio para que nos vengan las respuestas de la mayor velocidad.  Este tránsito puede ser incómodo, o difícil, para el receptor, porque la química del cuerpo, o de nuestra neurología, no resulta para nada agradable.
Sin embargo, esta incomodidad es un excelente síntoma de que nuestra identidad está perdiendo los amarres a los que agarrarse.  


El plural, mientras tanto, “puntos ciegos” suma 170. Es decir, en vez de ser una bisagra del plano mental, es la comunicación entre el primer plano, y el plano del origen.

Por tanto, o bien trabajamos “el punto ciego”  con los recursos de la mente, uno a uno, es decir, linealmente, o tenemos la opción de comprender “los puntos ciegos”, es decir, podemos ver la lógica de la totalidad de las interferencias que están entre el plano más lento, y aquello que es la esencia de la existencia. Esta comprensión nos abre a recibir la respuesta de la mayor velocidad, o del plano 7. Lo que no solemos tener en cuenta es que si aprendemos a permitir ver al observador de mayor velocidad, éste, al contrario que el plano mental, con que comprenda un punto ciego puede empezar a desmantelar los demás puntos ciegos.

Es decir, la mente va a tratar de resolver uno a uno los temas “linealmente”; mientras que si permitimos que sea la mayor velocidad la que trae la respuesta, con que lo permitamos en un tema, éste es fractal del resto de temas que tienen la misma raíz.

Esto puede ser importante para no embarrarse en la observación lineal y permanecer mucho tiempo con las interferencias, (las que pueden tener multitud de formas), y dar paso a abrir espacio a la observación no lineal, necesaria para éste espacio-tiempo.


La premura que tiene la identidad por ver el punto ciego, nos puede llevar a la observación lineal, a través del esfuerzo por quitarnos el tema de encima, pero nos esforzamos en encontrar algo que no podemos ver. Sin embargo, si asumimos que tenemos un punto ciego, y me abro a la proyección de la vida que me lo está mostrando, empezamos a tener acceso a ver lo que antes no podíamos. Esta es la observación no lineal, la que no requiere esfuerzo, sino incluir esos potenciales que más miedo o molestias me causan. La dificultad está, justamente, en poder dejar de hacer esfuerzos por observar desde la identidad, o la mente. Se trata, entonces, de aprender a detectar ese esfuerzo como una distorsión que es al mismo tiempo, si permitimos que lo opere el observador más veloz, un puente para una nueva percepción. 

jueves, 16 de junio de 2016

Potenciales con “Validación por Rechazo”




En palabras de Garnier, el cierre del desdoblamiento contiene y muestra todos los potenciales posibles de la humanidad, que hemos creado a través de la percepción lineal del tiempo.

Los potenciales que el humano considera “negativos”, los que no quiere que sucedan, los HUYE (61), y mientras persigue a los "positivos", esperando que sucedan. Sin embargo, como los números nos confirman, así solo afianzamos el potencial, rebotando en plano 1 para que sea visto, hasta que sea visto y no validado.

¿Qué es ponerse disponible? Ponerse disponible implica muchas cosas, pero una de las más importantes, al menos para mí, es que quien se pone disponible está permitiendo que muten, a través de su receptor (poniendo cuerpo y alma literalmente), todos esos potenciales de los que la humanidad huye, o bien, CONTRA(74) los cuales LUCHA (46), y también aquellos potenciales que perseguimos con DESEO (50)

Un ser humano común y corriente, que se pone ante sus propios mayores miedos, ante sus peores potenciales, y SE DEJA DESMANTELAR por ellos, en lugar de hacer lo inverso: tratar de resolverlos con su identidad, está permitiendo la mutación de esos potenciales para el conjunto de la humanidad.

Así que, a quien se pone disponible se le ponen delante los potenciales que más teme, ya sea en forma de IDEA en su plano 3, ya sea en su concreto plano 1. Por eso decimos que ponerse disponible es una cosa muy muy seria.

Lo extraordinario de este proceso es que, para que se abra el juego en distorsión, se tienen que TAPAR los potenciales hacia la convergencia, hacia el ORDEN, de modo que el MIEDO (47) , entre otros, TAPA los potenciales que tienen el mayor punto de posibilidad de convergencia. Así, si queremos dar la vuelta, esos potenciales son los mismos que nos devuelven nuestros potenciales tapados. TA PA (40): te muestra T, en plano 1 a PA, la respuesta.

De modo que, cuando me pongo ante mi MIEDO (47) y permito que el miedo desmantele a la IDENTIDAD que quiere salir de ahí, que quiere luchar, contraatacar, que quiere inventar puertas, que quiere crear nuevos parches... etc, el resultado de aquel encuentro con esos miedos es una apertura de mi PERCEPCIÓN y, por tanto, de mis potenciales, pues empiezo a ver cuestiones que antes no veía, que me llevan de forma muy sencilla a donde nunca antes imaginé que era posible ir. 

Así que, allí donde RECHAZO (79), estoy validando por rechazo que esa posibilidad sea posible; pero la extraordinaria noticia es que, al mismo tiempo, allí donde RECHAZO (79), tengo un montón de potenciales a mi disposición, solo con la decisión de PERMITIRME DESMANTELAR por la posibilidad, en lugar de tratar yo de desmantelarla a ella. 

 Esos miedos tienen a su vez el potencial de PUERTAS (105) a una nueva percepción.

miércoles, 1 de junio de 2016

Sistemas Funcionales ¿a qué propósito?


Voy a referirme a los Sistemas, como al conjunto de determinados elementos-herramientas que se enlazan con una lógica, para ser útiles a un propósito. Por ejemplo, los sistemas de comunicación que aporta la tecnología actual nos van a ser muy útiles para tomarlos como ejemplo.

Las Redes Sociales, los servicios de mensajería móvil/celular… son herramientas que tienen una lógica con el propósito de comunicar a las personas.
La cuestión aquí es que, además de ese propósito de enlace de personas, tenemos una serie de intenciones personales o, digamos, propósitos lineales de los individuos, que hacen que ese sistema, que esa herramienta, le sirva a un propósito u a otro, es decir, que sea funcional a distintos elementos.

Por ejemplo, yo puedo estar en una Red Social por distintos “propósitos lineales”: saciar mi aburrimiento, saciar mi soledad, hacerme popular, buscar reconocimiento, hacer negocio…etc. Cada receptor tendrá distintos intereses de su identidad, que serían como “cables” que lo conectan a ir detrás de ese motivo y abrir una linealidad en busca de un potencial.

Entonces, los receptores que intervienen en ese sistema de Red Social, hacen que la red sea funcional a sus propósitos lineales, y que la Red se vaya desarrollando en función de lo que los receptores que la componen van precisando.

Si los receptores están “para pasar el rato”, “para divertirse”…etc., el sistema eso lo toma en cuenta y recalcula sus parámetros para ser funcional a esos propósitos lineales.

La cuestión es que no podemos pedir que una Red Social sea funcional a un propósito con más sentido que el que vemos, si no nos funcionalizamos primero nosotros mismos. Es decir, cuando yo veo los motivos lineales que enchufan mis “cables” a estar en una Red Social, y los observo sin validarlos o juzgarlos, entonces estoy empezando a desengancharme de ellos. Una vez que estoy desenganchado, ahí puedo afectar a que la Red Social sea funcional a un propósito más elevado de comunicación. De modo que es mi propio “desenchufe” de parámetros lineales, lo que genera que yo esté afectando a ese sistema.

Una Red Social, una mensajería móvil, una comunicación, en general, funcional a una Lógica Global, no procede solo de que hablemos de Lógica Global en las Redes, sino que procede de que siendo yo funcional a la Lógica Global en mi comunicación con las Redes, comparta allí lo que comparta, empiezo a ser un agente de afectación, en lugar de ser un afectado, o “yanqui”, digamos, de las adicciones de aquellos propósitos lineales.

Lo mismo se puede aplicar a cualquiera de los “sistemas” que hemos creado los seres humanos como herramientas de organización de la sociedad.

Así, el trabajo de una persona que está en el proceso de dejarse aplicar por la Ley, viene a ser también un trabajo de desafectarse de los propósitos lineales de la identidad particular, para después ir entrando de nuevo a afectar ese sistema, hacerlo FUNCIONAL a un PROPÓSITO lógico, más elevado que el que actualmente está instalado en nuestra sociedad.

Imagínense una Economía que, en lugar de ser funcional al deseo de los receptores de mantenerse en la supervivencia, sea funcional a propósitos mayores.


No sabemos cómo se irán dando estas situaciones, pero sí podemos ir abriéndonos a la posibilidad de permitir esta desafectación y ser agentes activos de esta funcionalización de la lógica en el ser humano. 

Unkido