martes, 7 de enero de 2014

Un sueño soñaba anoche

Activemos nuestra capacidad de resonancia para poder ver cuestiones que están más allá. Partamos de un presupuesto con el que trabajo cotidianamente: cuando nos relajamos, somos más permeables a las energías cósmicas que cuando estamos cerrados como piedras. En realidad, es una realidad muy simple, muy natural, y tiene una lógica, o mejor dicho, una bio-lógica. Convengamos poner un pié en este punto, entonces, al relajarnos nos hacemos más permeables a las energías del entorno. Aquí tenemos una influencia "nueva" para el organismo (digamos cuerpo, mente y espíritu), que ha estado oculta de aquella vibración.

Por otro lado, el proceso de relajar el organismo es un arte, puede llevar toda la vida, de hecho, yo creo que es así, hasta el último suspiro. Vamos a un problema puntual: al salir del cubo del hielo que nos somete la tensión es normal sentir dolores, expresar procesos emocionales, o bien, darse cuenta de determinados asuntos personales que causaban la tensión, y encontrarle una solución satisfactoria, o sea, sanar. 

Sobre estas bases, vamos a plantear una experiencia. Tomemos esto simplemente como un ejercicio para la percepción que tenemos de la realidad. 

Cuando soñamos nos sentimos dentro de un paisaje determinado, aparecen personales, situaciones, etc. En el sueño creemos que ese es nuestro entorno, que está fuera. Cuando despertamos, en realidad, sabemos lo que hemos estado viendo es la representación de nuestro inconsciente. Algunos que manejan el plano astral, pueden ser conscientes de que están soñando mientras les sucede. Vamos a tomar esta idea para aplicarla a la realidad que llamamos consciente. Es decir, supongamos que nuestra realidad es como un sueño, pero como aquellos que manejan la cuarta dimensión en sueños, despertemos en esa realidad, y tengamos en cuenta que lo que vemos es la representación de nuestro inconsciente. Suponer, imaginar y sentir aquí son la misma cosa. Siente, juega como un niño a que tu realidad es un sueño durante un buen rato, sin esperar nada. 
Gracias Nina por Ser
Y el último paso es saber que si esta realidad es soñada, la tensión también es un sueño, y sencillamente, cambiar el sueño, o bien, la creencia de fondo que sostiene la tensión.  

Sueña que eres libre, en todo sentido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Unkido