sábado, 15 de febrero de 2014

Paradojas del Ego

Una diferencia entre la mente intelectual y la mente universal es que el intelecto emite juicios, mientras que para la mente universal el juicio no existe. 


El juicio es, simplemente, una ilusión del Ego. Recordemos que papá juicio viene de la mano de su pareja culpa, traen a sus hijos, el nene castigo, a su hermana dolores, a muchos de sus primos tensiones, y también a sus amigos, las enfermedades. Es decir, el juicio y familia, inicia un mecanismo que no permite la libre expresión de la energía vital (Unkido). Por más que hagas un ejercicio de Yoga, por ejemplo, si te estás juzgando, estás creando más tensión, y la información que le das a tu organismo es contradictoria. 



Es posible que, con el juicio, caigamos en estas y otras paradojas, y que aunque logremos entenderlo intelectualmente, es factible que aún no lo comprendamos en la práctica, porque el Ego funciona a través de la inercia inconsciente. 

Por ejemplo, este suele ser una situación muy habitual: 

"No te juzgues" le dice A a B, y B, muy convencido, le responde, "no, no... yo no me juzgo, solo que no sé si esto es bueno o malo para mí, o si lo hago bien o mal". B ni se da cuenta que "bien o mal" depende de su juicio, es decir, no ve que se está juzgando, o prejuzgando, por ende, que se está reprimiendo, castigando, etc., en forma inconsciente. 


Esto es la inercia natural del Ego, porque sólo repite lo que sabe, recrea constantemente el pasado. Y atención, porque una persona que se juzga a sí misma, tiene la misma actitud con los demás. Los juzga, los culpa, y es bastante habitual que B salga culpando a A de estar juzgándolo, y enojado con A, le reproche de estar acusándolo que lo señala como si fuera un juez. 


Pues, esta son algunas paradojas del Ego, donde podemos trabajar a diario. Aprendamos a verlas, admitirlas y a transformarlas, porque es una maravillosa aventura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Unkido