miércoles, 3 de febrero de 2016

PRÁCTICAS PARA LA VIDA DIARIA: 3






La DUDA es una herramienta muy útil para todos aquellos que desean empezar a ver la vida desde una nueva perspectiva. Sin embargo, aquí hay un punto muy importante: ¿qué dirección tiene esa DUDA? ¿Cuál es el objeto de esa DUDA?.

Al principio utilizamos esta herramienta para DUDAR de nosotros mismos, de lo que intuimos. Esto sucede porque la VIDA se presenta ante nosotros con un apabullante CONCRETO: “Hay que ganarse el pan” “Hay que protegerse” “Hay que superarse” “Hay que esforzarse””Hay que ser una buena persona”...etc... y NO ponemos DUDA en estas aseveraciones. Las damos por ciertas, y son la base de la que parte nuestra vida.

Pero en un determinado momento, tu propio SER va a poner en CRISIS a tu identidad, para apremiarte a que empieces a DUDAR de lo que antes nunca dudaste, y empieces a dejar de enfocar la DUDA en tu intuición, en tu naturaleza.

La DUDA es un rayo láser de gran potencia. Tú eliges si lo utilizas para enfocarte en tus propios ojos y cegarte, o para desmantelar los velos que cubren a tu ESENCIA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Unkido