lunes, 30 de diciembre de 2013

¿Cuál es la lectura que hacemos de la realidad?

¿Cuál es la lectura que hacemos de la realidad? Ese es el punto que estamos enfocando, desde distintas perspectivas. Todas apuntan a lo mismo, a tomar conciencia que lo que vemos como realidad es la proyección de lo que pensamos, de uno mismo, y por ende, la invitación dejar el pensamiento automático del Ego, y a ponernos en otra aventura mucho más sutil, la de ser el Ser que somos, valga la redundancia.  


La primera respuesta que suelo escuchar es "pero eso es muy difícil" y allí nos solemos quedar, sin darnos cuenta que lo realmente difícil es estar en el lugar donde estamos, sintiéndonos la sombra de lo que somos. Entiendo la dificultad, la siento todos los días. La aventura de despertar la conciencia no tiene límites, el Ego constantemente nos está poniendo a prueba y nos está convenciendo que somos víctimas de la realidad. 

Es decir, no podemos creer que creamos la realidad. Lo vemos difícil o incluso imposible, porque al estar nuestra conciencia funcionando en forma automática, a través de programas heredados, nuestra proyección, pues, no hace más que reproducir lo que pensamos desde el Ego, y esto es, que la realidad no depende de lo que pensamos. Lo primero de lo que nos ha convencido el pensamiento del Ego, es que la realidad no depende de nosotros. El Ego necesita sentirse justificado. Si el Ego admitiera que uno mismo crea las condiciones en las que vivimos, y las vivencias que tenemos, no podría afirmar que es una víctima de las circunstancias, por dar un ejemplo, uno relacionado con la constante desvalorización que hace el Ego de lo que realmente somos. 

Sin embargo, no veamos el Ego como el enemigo. Simplemente, cumple su rol. Es el necesario adversario para lograr ver ciertas habilidades, y poder despertar a lo que realmente somos. Claro que el Ego puede ganar muchas batallas, de hecho, podemos entender que ha tomado la delantera, habitando y poblando en las regiones donde que el consciente no conoce y allí, a través del miedo y la violencia, ha creado límites y cercos que nos dicen hasta dónde podemos o no llegar. ¡Vale aclarar aquí, que no estoy hablando de ningún sistema de gobierno de la tierra, sino de la forma en la que todos pensamos desde el Ego!  

La realidad depende de nuestra forma de ver la realidad. Uno es el universo. Debemos comprender esta verdad con muchísima paciencia, poco a poco, paso a paso. La misma realidad nos pondrá las pruebas ante nuestros ojos. Nos dirá dónde se necesita cambiar el pensamiento, y a cada paso, nos estará instando a superar miedos y carencias. El ritmo del cambio es natural, no intentes forzarlo, y no vale la pena juzgarte comparándote con el ideal. Esto es para todos así y todo se mueve. Ahora bien, ese despertar puede incrementarse, si naturalmente empiezas a descubrir quién eres realmente, sencillamente, porque es una experiencia maravillosa. 

domingo, 29 de diciembre de 2013

Recrea, Tú, Universo


Toma esto como un ejercicio, no como un verdad irrefutable: 

Si ves injusticia en el mundo externo, trabaja en en el perdón, en tu juicio interno. 

Si ves desigualdad en el exterior, trabaja en tu equilibrio interior. 

Trabaja siempre en tu fractal interior y lo más probable es que dejes de ver el problema afuera.

Cada uno re-crea su propio universo y lo podemos hacer en forma automática o consciente.

Recrea tu universo. Recrea, tú, universo.

Revista Despierta


lunes, 23 de diciembre de 2013

Transformar nuestro Subconsciente.

¿Hasta dónde podemos ver nuestra personalidad, y actitudes? 


Es algo relativamente fácil ver en otro, su personalidad y actitudes, pero cuando nos toca mirarnos a nosotros mismos, los bloqueos salen a la luz, alzamos nuestros sistemas de defensa, y como si fuera poco, podemos negar todo esto, aún cuando sea muy evidente. 

Para comprender mejor esto, y describir que pasa en la realidad, vamos a plantear un juego de dramaturgia, en el que podremos asumir el rol del paciente o del terapeuta. 

Escena Típica

"¡No, yo no estoy enojado!" grita nuestro paciente exasperado. 

Del otro lado del espejo, el terapeuta se puede dar cuenta de esa otra realidad que el paciente pretende esconder. En el rol del terapeuta, es fácil ver que actuamos con paradojas: por ejemplo, si el paciente grita que no está enojado, pues, lo está,..., si hace gala de que es muy suelto, que sabe dejarse llevar, es muy probable que el terapeuta tenga que lidiar con un obsesivo del control. Como pacientes, decimos que no estamos tristes cuando lo estamos, que no mentimos cuando no decimos la verdad, que no juzgamos cuando, implícitamente lo hacemos, partiendo de normativas regias, etc., etc., etc. 

Lo cierto, es que nuestro Ego niega la realidad, porque eso amenaza su existencia.

No se trata de juzgar a nadie en este juego, sólo estamos describiendo lo que nos pasa, a prácticamente todos, a la hora de vernos a nosotros mismos. Por eso, esto puede servirnos tanto si nos toca ser pacientes, o si nos toca ser terapeutas. Es importante tenerlo en cuenta, pues, este suele ser el principal problema para entrar en las partes críticas de nuestro subconsciente y poder transformarlo en sitios saludables.

Aunque generalmente trato de no dar consejos, en este caso, nos va a ahorrar mucho tiempo: 

Para que un encuentro sea saludable, o una sesión terapéutica sea exitosa, debemos estar predispuestos a mirarnos desde fuera de nosotros mismos, como si fuésemos otros. 

Logos de Descubrimientos

Estas son notas sobre Unkido, ni más ni menos.

A menudo entiendo Unkido como un arte marcial, uno que procura confrontar con el "contrincante invisible". En lo personal, Unkido es un arte, un oficio que deviene de algo que no puedo cobrar y que haría de cualquier forma, y de todas maneras. Eso es el compartir el aprendizaje espiritual. Eso es un placer.

Unkido es la técnica, y/o comparte técnicas, métodos, que me han servido para no reinventar la pólvora, en el camino interior. Me extiendo un poco por este lado, para hacer una analogía. Por ejemplo, si quieres aprender Yoga porque entiendes que hace bien a tu cuerpo y mente, puedes empezar de cero, fijarte en el movimiento de los felinos, aprender de ellos,..., pero, para qué volver a hacer un esfuerzo que otro ya ha hecho, y está manejando con determinada maestría, tradición, es decir, oficio. Me gusta agregar aquí que Laura, mi compañera en la actualidad, me ha ayudado mucho para ver esta distinción, entre oficio y vocación. Es importante, porque solucionado este tema, ambas cosas se retroalimentan y resuelven temas en todos los ámbitos.  

Dejando que hable el Arcángel

Arcángel de José Mataloni
Un arte marcial, retomo, y no estoy sólo pensando sólo en la lucha, sino también en cómo poder resolver "el conflicto" de otras maneras. De hecho, como en muchas artes marciales, la primera intención y la verdadera confrontación consiste en evitar la lucha, la pelea, o bien, en su defecto, hacer el mínimo movimiento, o re-crear los más efectivos métodos para no dejarse vencer.


¿Quién es contrincante invisible?

Generalmente, tenemos la tendencia a creer que la enfermedad o el síntoma es nuestro enemigo. No es así. El síntoma es nuestro aliado, nos está diciendo que algo no anda bien, que tenemos que resolver un tema porque no nos estamos valorando lo suficiente. Otro error muy común que cometemos, es dar al contrincante nuestro poder. Ese poder puede caer, al creer que "el otro tiene la culpa".

El verdadero contrincante es nuestro propio Ego. Digo contrincante, y no necesariamente enemigo, pues el Ego puede entenderse también como un vehículo de Ser. En realidad, como en las artes marciales debemos agradecer a este contrincante, pues, nos ayuda a ganar habilidades. Si no hubiera adversario, no tendría sentido tener esas habilidades. Aún, si ese contrincante nos ganara batallas no es un enemigo, pues así, se aprende a no temer las caídas. Y precisamente, por lo general, cuando uno aprende un arte marcial, lo primero que nos enseñan es a caer.

Definamos Ego, al menos para esta nota:

Conviene aclarar que cuando hablo de Ego, no me estoy refiriendo al egocentrismo, ni al egoísmo. Estás, por supuesto, son características del ego, a veces patológicas.

El Ego del que estamos hablando es una falsa identificación o reconocimiento de lo que uno es en realidad. El ego es un conjunto de programas "desvalorizantes", que nos está limitando.

Nos quedemos con esto, y con la imagen que el contrincante está en nosotros mismos. Dice una canción que pego más abajo de Luis, "si no te saltas, nunca darás ni un sólo paso".

Los dejo con música:



Solo por hoy... contempla lo cotidiano con ojos nuevos

"Solo por hoy... contempla lo cotidiano con ojos nuevos"
Este es el ejercicio que Unkido propone para hoy...
Las cosas más simples, las que hacemos todos los días: limpiar el polvo, pasar la aspiradora, ir en coche por el mismo camino a trabajar, atender a clientes... etc, ¿por qué no realizarlos con una mirada diferente? Tal vez un pequeño cambio de ruta, una música de fondo, silbar, cantar, reir... solo por hoy, añádele un nuevo ingrediente a lo cotidiano, y si quieres cuéntanos tu experiencia.

Ejercicios y Meditaciones Unkido
http://www.unkido.com/apps/webstore/products/show/3860888





sábado, 21 de diciembre de 2013

Posibilitador de toma de consciencia

De forma creciente, muchas personas están asumiendo roles nuevos para transmitir métodos o ideas nuevas cuyo común denominar podría decir que son para despertar la consciencia. Por ejemplo, tienen que hablar en grupos sobre nuevos proyectos, enseñar técnicas terapéuticas con principios filosóficos orientales, o incluso tratar a otros con determinadas herramientas no convencionales.

Todo aquello presupone problemas didácticos a resolver, y lugares comunes en el campo de las creencias donde solemos caer, que pueden considerarse como "errores".

A propósito de lo último, es bueno aclarar que en los siguientes comentarios no creo tener una verdad absoluta, mi intensión es que otros puedan evitar o tener cuidado con ciertos "peligros" que puede traer esta experiencia u oficio, de acuerdo a lo que he vivido. Pues bien, si sirven tan sólo para reflexionar, creo que mi aporte habrá sido útil.

Hoy vamos a hablar de una situación que creo es muy importante, y cuanto más rápido lo solucionemos, la experiencia puede mejorar mucho. Hay que tener en cuenta ante quienes uno se puede topar en este trabajo. La persona que viene a este tipo de eventos "alternativos", suele ser una persona "necesitada", y como no encuentra la solución en sí misma, lo más probable en nuestra cultura, es que esté buscando un salvador, un maestro.

Hay muchos problemas de ofrecerse como salvador, y puedes creer que no, pero suele ser una experiencia muy común. No puedo comentarlos a todos, sólo aspectos que llegan a mi mente y categoriso en forma espontánea.

Una persona con aquellas características, una persona necesitada tendrá la tendencia de ponerte primero "por encima de las cosas de este mundo", es decir, de "endiosarte". Es decir, te tratará como un maestro Zen, y esto puede resultar muy atractivo para tu Ego, y peligroso para ti, desde diferentes puntos de vista. Cuando una mente, confundida, cree ver la solución de su problema afuera, es para evitar ver el problema real, para evitar mirarse a si mismo. Para no asumir una supuesta culpa. Sólo está encandilándose con suposiciones, con ilusiones, con referencias impalpables. Tú puedes encarnar esas ilusiones y luego, sufrir una gran desilusión. Dónde crees que recaerá la culpa que no asume, aunque sea ilusoria. Pues, en Buda, en el padre, en ti.

Ten en cuenta siempre, y es muy posible que ya lo sientes progresivamente, que tú eres sólo un instrumento, y por eso puedes hacer cosas que normalmente no harías en situaciones normales, u otras que ni se te ocurren. Sin embargo, cuando estás en actitud terapeutica, la vida actúa a través tuyo. Eso es todo y es de lo más natural, aunque lo llamemos milagro. Sólo basta estar en nuestro propio eje, y todo lo que hemos aprendido fluirá con la vida...

Esto da alegría, sorpresa, y hasta un seguridad. Está bien sentirla, pero ten en cuenta que esa seguridad externa es conveniente que sea una respuesta a tu seguridad interior, pues, sino, es posible que vayas atrás de este tipo de reconocimientos, y con ello te estás descentrando y saliendo del eje del milagro.

Es muy lindo ser parte del milagro de la vida, y si realmente lo sientes, sabes que no eres ningún salvador. La solución que aquel debe encontrar no está fuera de sí, ni siquiera en ti mismo. Si tú intentas "salvar" a la otra persona, en realidad, le estás impidiendo la posibilidad de hacerlo por sí misma, porque la sacas de su eje. Ni tú, ni yo, ni nadie puede salvar a nadie, como tampoco podemos enseñar nada, en realidad. Aprender es aprehender, es comprender. No podemos enseñar nada, porque aprender es un acto de comprensión interior. Podemos compartir información, señalar hacia lugares que están más adelante dentro del proceso para darse cuenta de "aquello", pero si la experiencia del otro no está dirigida hacia si mismo, está todo el trabajo fuera del eje.

Solamente se puede "posibilitar" que el otro tenga un encuentro o experiencia interior semejante, ya sea de aprendizaje, o quizás una experiencia terapéutica. Te puedes dedicar a enseñar, o a armonizar, sí por supuesto, está bien, pero es preferible hacerlo porque deseas aprender más y compartir lo que aprender, porque te inspira la consciencia, porque te gusta el rol de "estar posibilitando" el encuentro interior. Si, es preferible pensarse como un posibilitador, y esto no está por encima, ni tampoco por debajo de cualquier otra persona, profesión, u oficio. Repito, ni por encima, tema que hemos señalado, ni tampoco por debajo de otro oficio. Tú debes recibir una paga, como con cualquier otro oficio, pero ese será tema para una próxima nota.

Volvamos atrás. La creencia de que eres un maestro es sencillamente falsa, te hará sentir un falso poder y muchas otras situaciones complicadas que van dirección contraria a ti mismo. Pero, no te preocupes, aquel idilio no puede durar mucho tiempo. En realidad, el necesitado es víctima de un programa inconsciente, y pronto querrá negar lo que antes veía arriba. Esto genera una especie de parche para que no duela el ego, o sea, es algo que sirve para seguir ignorando el problema. Concretamente, por ejemplo, una vez que ha te puesto en lo alto, que el ídolo ha sido creado, el necesitado necesita negar-lo, o negar-te. De esta forma, puede sentir que ha superado "algo", que ha pasado por encima del supuesto maestro. Así, el Ego evita tener que enfrentarse a su problema real, pues tiene la ilusión de estar por encima del propio "maestro". Entonces, vemos gente deambulando de técnica en técnica, de "maestro en maestro", pero sólo están jugando a este juego del gato y del ratón. Este y otros mecanismos semejantes, se suelen accionar cuando las personas están a punto de descubrir algo importante sobre sí mismas, o se ven acorraladas a tomar una responsabilidad interior. Ahí, proyectan el conflicto afuera, desmontan el castillo, dándole un sentido (ilusorio) a la ilusión de que eres un maestro espiritual.

Cuando nos sucede algo así, tenemos que preguntarnos acerca de la situación y ver por qué estamos necesitando aquel falso reconocimiento. Esa puede ser nuestra gran necesidad-espejo de aquella realidad que proyecta el cliente, paciente, o aprendiz. Recuerda, como dice el título, sólo eres un "posibilitador de toma de consciencia".




jueves, 19 de diciembre de 2013

Dejarse Llevar a la Unidad

Los llamados polos opuestos en el antiguo paradigma se están transformando en polos complementarios en el nuevo paradigma, y con ello experimentamos un gran cambio de pensamiento que va desde la dualidad y la unidad.

En el paradigma de la dualidad todo ha estado separado, todo tiene su contrario. Por ejemplo, la sexualidad y la espiritualidad son extremos opuestos. Si eres o pretendes ser "espiritual", debes castrar tu sentir sexual. Si expresas tu sexualidad, no puedes estar dentro del supuesto nivel espiritual.

En realidad, aquella antigua espiritualidad se conforma de un conjunto normas, una sistematizada forma de moral, con el fin de determinar o reglar que es lo bueno y lo malo, de acuerdo al lugar, a la situación, al momento, y todas otras series de consideraciones parciales y duales. Son tan parciales como convenientes, porque todas parten del presupuesto que "nosotros somos el pueblo elegido", quienes tenemos la verdad, al contrario del otro, que no la tiene, porque es nuestro enemigo. Esto lo podemos ver en todas las configuraciones de aquel pensamiento.


Sin embargo, estamos viviendo una época de grandes cuestionamientos y cambio de aquel pensamiento, sencillamente, porque ese pensamiento ha entrado en una gran crisis, ha llegado a sus confines. Esto se da en el mismo momento que parece alcanzar una especie de apogeo externo, como ha sucedido con los grandes imperios. La separación del otro, el sentido del opuesto, nos ha aislado en una extrema individualidad, en un sistema cada vez más egocéntrico. La consciencia está logrando abrirse hacia un sentir vital integral, porque el choque energético del antiguo paradigma es demasiado intenso. Esto lo vemos a nivel de las naciones, de los grupos de toda índole, y fundamentalmente, a nivel individual.

A través de la crisis, esa gran oportunidad que se abre a la comprensión, las personas empiezan a sentir que el opuesto, en realidad, es el complemento, la realidad del otro es la otra cara de la verdad de la que formo parte. El otro es necesario para ser Uno.


Espíritu y materia son uno. La mente dual los entiende como opuestos, sin embargo, el sentir consciente se abre ante la unidad, porque es mucho más atractiva que la división, el ataque, la guerra. Se trata de elegir entre dos formas de pensamiento, y naturalmente, preferimos sentir lo más placentero e inteligente, la integración,..., salvo que elijamos a partir de las muchas patologías que puede tener la mente dividida. Pero lo "natural" es constante, ese cambio de paradigma es constante, como el río que puede limpiar los atascos de cualquier cauce. Sólo es cuestión de tiempo, y de dejarse llevar por la nueva corriente.



.

Solo por hoy... haz la diferencia

martes, 17 de diciembre de 2013

Tarot Unkido - Perspectivas

Durante el transcurso de la historia, el juego del tarot ha pasado por distintos estadios de interpretación. Por supuesto, los símbolos necesitan un interprete. De fondo, es el intérprete que habla con su propia consciencia, la consciencia de todos, usando como herramienta un lenguaje. 

El desarrollo de ese lenguaje no ha sido lineal, podemos ver pensadores profundos en distintos momentos que aportan al tarot un sentido trascendental y también, la versión más popular del juego, donde existe un entendimiento básico. Es oportuno aclarar que no está en mi ánimo condenar o juzgar ninguna alternativa, simplemente estoy describiendo la realidad que veo.


La principal pregunta que se formula ante el simple acto de consultar el tarot es: ¿se puede predecir el futuro? Y para sintetizar lo que pienso, voy a recurrir a otras preguntas: ¿Hay un sólo futuro posible? ¿Acaso no estoy viendo que si yo cambio mi punto de vista el presente cambia y por lo tanto, el futuro cambia? ¿Para qué me serviría saber lo que vendrá, si de todas formas vendrá a pesar de lo que haga? El futuro depende de la decisión que tome ahora mismo, de mi actitud presente, de la manera que resuelvo mi actual "estado interno"; ese conjunto de sensaciones, sentimientos, pensamientos, creencias y proyecciones que sentimos, ese impulso energético vital que emitimos, esa vibración que tiene todo lo que está vivo, y en definitiva, eso que proyecta mi consciencia y que constituye mi propio universo, o mi "suerte", para decirlo de otra manera.

Sin embargo, podemos hacer otra pregunta anterior: ¿por qué puedo leer en un mazo de cartas, la realidad? Esto podría llevarnos mucho tiempo, y en definitiva, la experiencia es muy simple y directa. Aún jugando con el tarot, el consultante puede verse a si mismo en el mundo, o ver el mundo que le rodea. Por el momento, quiero compartir una especie de conclusión al respecto. Lo que uno está viendo todo el tiempo, más allá del tarot, es la proyección de su propia consciencia. Esa es nuestra realidad. Si se "interpola" un medio preparado con símbolos como el tarot, se puede ver nuestra proyección en forma más "profesional". Es decir, el tarot nos habla, porque juega con una verdad muy profunda de la realidad: cada uno está creando su propio universo, o su suerte, la proyecta desde su interior. 

Pero atención, ese uno mismo que proyecta la realidad, es mucho más grande de lo que creemos. Para decirlo de una forma práctica, el pequeño yo, el que viene a consultar, sólo es o debería ser el capitán de un barco, donde hay multitudes de marineros con distintas herencias genealógicas, que son programas funcionales o disfuncionales, y uno navega de fondo, una red formada por el pensamiento humano con su nivel o estadio de consciencia. 

Dije que uno es o debería ser el capitán de ese barco, porque ese es un primer paso para conocer el resto de lo que somos. El presidente no es necesariamente el pueblo, pero puede gobernar a los suyos, o caer en el caos. Igual, uno mismo puede conducir su universo, en forma más o menos consciente. O mejor aún, reconocer que uno sólo es el timonel y que el capitán está en lo más alto de nuestra consciencia, y dejarse guiar por Él.


Puedo abrir el mazo, y observar la alternativa más obvia. Si voy con el auto a contramano por una calle principal, lo más probable es que vaya a chocar. Puedo quedarme allí, o bien, puedo ver las alternativas para no chocar, y resolver en un sólo acto, ir en otra dirección. Otra dirección, no necesariamente la de todos, pero tampoco en contra de todos, como una actitud de rebeldía muy común actualmente, imperante, que no hace sino atarnos a lo mismo que rechazamos.

Sin embargo, cuando nos disponemos a partir de unas bases filosóficas más altas, podemos ver que la herramienta se vuelve multi-dimensional, o cuántica. Justamente, este descubrimiento científico, el principio cuántico, nos está haciendo ver preguntas, realidades y explicaciones sobre fenómenos vitales de la realidad. Fenómenos que la consciencia puede conocer en forma espontánea, pero que la mayoría se ha negado a conocer. Ahora, el intelecto puede estar a la altura de la con-ciencia. 

Para lo que respecta a nuestro trabajo o visión interior, no hace falta ser un experto en física cuántica, simplemente, estar preparado para ver que las fichas de la realidad, se están moviendo desde nuestro interior. Para trabajar este nivel que nos ubica como co-creadores conscientes de la realidad, no pretendamos cambiar toda la realidad, simplemente, vale estar atentos a observar cómo nuestros cambios internos, pueden incidir directamente en lo que llamamos realidad, y así jugar a transformarla. Jugar, como lo insinúa el mismo tarot, porque no olvidemos nunca que el mazo es un juego.

Desde esta perspectiva, estamos haciendo un trabajo terapéutico con los arcanos del tarot en Unkido.


viernes, 13 de diciembre de 2013

Conócete, el universo es interior

Uno es la gota del mar, que es igual al mar, no puede dejar de ser lo que es. Uno es todo, todo está en uno, y aunque uno sea simplemente la gota, es el océano. Paso a paso, abrazando la paciencia o ciencia de la paz, uno puede aprender, puede jugar a ser creador de su propio universo. Esta es la propuesta que hacemos desde Unkido, alcanzar la percepción, la vivencia, de este objetivo. 

La matrix, como ahora la llaman, o la matriz es una madre universal, la tierra donde todo crece. Esto funciona para todo y para todos, sólo que no lo puedes ver, si la programación de tu inconsciente es automática, y está sufriendo de alguna patología. Matriz es madre, semilla es padre. Gestar lo creativo es la parte yin, femenina de Dios. Ser creativo es la parte yang, o masculina de Dios. 


En realidad, creatividad y gestación no son dos fronteras distintas y determinadas, como podemos entenderlas en este plano de consciencia, juntos hacen un sólo impulso. La gestación o tierra contiene creatividad, la creatividad o semilla, ya tiene su gestación interna. Al entrar en armonía con ese todo, con ese universo no dividido, comprendemos la realidad universal, por supuesto, en forma progresiva. 

En esta experiencia hay que soltar toda actitud perfeccionista, los prejuicios o juicios previos, y aún el juzgador. Soltar todo, sí, pero sin darte latigazos por no alcanzar los ideales. Piensa que un sólo pequeño movimiento en el sentido armónico, y todo cambia, todo tu mundo, externo e interno cambia, en la medida de tu cambio interior.

Uno es la gota del mar, que es igual al mar, no puede dejar de ser lo que es.  Y en ese proceso hacia el Ser, te podemos acompañar. 

En Unkido atendemos en vivo, u online, en grupo o en forma personalizada. 

Consúltalos, el tiempo es hoy.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Cuando la Rueda Gira a gran Velocidad

Cuando sientas que los acontecimientos, incluyendo los internos, se precipitan, podrás experimentar el fenómeno de la rueda girando a alta velocidad. La rueda parece quedar quieta. Justamente, esa podría ser la mejor actitud para esos momentos de gran velocidad de marcha en los cambios y en la capacidad de procesarlos. De esa manera puedes aprehender todo, sin establecer un foco, pues, ese foco te haría sentir otra vez en un movimiento incontrolable. Sólo hay que cambiar la perspectiva general y mirarse a cierta distancia de uno mismo. 

lunes, 9 de diciembre de 2013

Fractales y Situación Actual

No se puede volver atrás, ni revivir ninguna situación, al  menos en esta dimensión. La tierra es una especie de nave que hace un movimiento espiral, siempre hacia delante, viajando con muchos otros astros que también hacen lo mismo, en definitiva, un movimiento que hace toda la galaxia.


Todo es un fractal, lo pequeño y lo grande tienen la misma forma. 





Igualmente, en nuestro entorno y en nuestro interior se presenta la misma morfología. 











El tamaño es relativo. En lo pequeño y en lo grande pasa lo mismo. Y en este momento, nuestro planeta está pasando por el centro de la galaxia, hacia "el otro lado del espejo". ¿Qué crees que estará pasando entonces en tu interior?





sábado, 7 de diciembre de 2013

Aceptación

Hoy la palabra clave fue y es "aceptación". 



Como la realidad es proyección interior, sincrónicamente a una serie de sucesos que entiendo como un proceso, vi el vídeo de Jeff Foster en forma sincrónica, como corolario a todo una serie de sucesos en torno al tema, ese es el vídeo que pongo más abajo. El hombre sintetiza la respuesta al nuevo interrogante que estaba sintiendo, desde que el tema de ver la realidad como el espejo de lo interior, me ponía en la situación de ver a cualquier otro como otro yo. ¿Qué hacer ante determinados hechos desbordantes que nos hacen ver cosas que no queremos ver? Voy a hacer una elipsis y voy a  saltarme el proceso que me hizo llegar aquí, pero sé que quien lea estas notas habrá pasado por un camino semejante. Antes, solamente agregar un recordatorio que puede ser útil para comprender este tema, aunque no sea en forma directa: 


Tú crees que la realidad te proyecta a ti, procura no olvidar que tú proyectas la realidad. No eres la víctima del destino, eres el hacedor. 

Jeff...






Unkido